Bienvenido a Redtelework.com

Busque su artículo






Volkswagen; operarios “tienen estabilidad laboral asegurada hasta junio de 2018”

La planta de Volkswagen en General Pacheco tiene suspendidos 600 operarios desde septiembre del año pasado. Hace dos semanas, esas suspensiones, que eran rotativas, afectan a 600 operarios en particular.

Di Si, el presidente de la empresa, aseguró que esos operarios “tienen estabilidad laboral asegurada hasta junio de 2018”, lo que significa que por los próximos 15 meses seguirán suspendidos pero cobrando 75% de sus haberes.

“A nadie le gusta suspender, lo que quisiéramos es vender y producir más”, admitió. Dijo que las suspensiones forman parte del cierre del tercer turno de la planta. “Actualmente sólo tres automotrices en la Argentina mantenemos un segundo turno. Y vamos a seguir manteniéndolo”, aseguró. Y confirmó que está negociando con la casa matriz una “importante inversión” que sería anunciada dentro de dos meses.

-¿Cómo son las suspensiones, exactamente?
-No hay nuevas suspensiones. El año pasado nosotros éramos la única terminal con tres turnos de producción y nos fuimos a dos turnos. Esa decisión fue tomada el año pasado. Hoy en día somos sólo tres automotrices con dos turnos de trabajo, en la Argentina, y vamos a seguir con dos turnos de producción. Al eliminar el tercer turno quedaron 600 personas suspendidas. Lo que se anunció hace dos semanas fue que esas suspensiones, en vez de ser rotativas, van a ser fijas. No son nuevas suspensiones ni hay despidos: son en el marco de un acuerdo con el sindicato Smata por el cual hay estabilidad laboral hasta junio de 2018. Es importante que eso quede aclarado.

-¿Tienen garantizada la estabilidad por los próximos 15 meses?

-Sí, no va a haber despidos hasta junio de 2018.

-¿Hasta entonces tienen garantizado 75% de sus haberes?

-Correcto. En un segundo paso puede que haya retiros voluntarios y si esas peronas deciden irse, lo harán por propia voluntad.

-¿Ese plan de retiros ya está abierto?

-Todavía no. Pero obviamente tiene que ser con responsabilidad social, como siempre hace Volkswagen, acordado con el sindicato. Nosotros fuimos a Alemania con el sindicato a ver a nuestro presidente, donde se hizo este acuerdo, que es socialmente responsable. Es una continación de lo que ya habíamos acordado el año pasado, lo extendimos. A nadie le gusta suspender gente, desde ya. A todos nos gustaría producir más y vender más.

-¿Como es la tensión entre competitividad y nuevas inversiones?

-La piedra en el zapato está apretando. Nuestra planta de Córdoba exporta 96% de su producción. Al tener un 40% de inflación en 2016, nos volvimos mucho más caros en dólares y en euros. En el sistema Volkswagen, todas las fábricas compiten en costo y calidad. Nosotros somos competitivos, el año pasado le exportamos 110.000 cajas de cambios a China. Somos competitivos para el mercado chino, y con mayor calidad, según estudios que hicimos, con nuestras cajas rankeadas bien arriba de la competencia de Volkswagen, porque nosotros tenemos competencia interna. Pero cuando tenés una inflación tan alta, te afecta en el corto plazo. Yo tengo fe en las medidas del presidente del Banco Central, creo que tiene una buena visión a mediano plazo, con un sufrimiento entre comillas de este año y 2018 en términos de inflación. Si 2017 temina con un 20% o 22% de inflación, el año que viene se la puede reducir a 11% o 12% y llegar a un dígito en el tercer año, creo que va a ser un paso importante para el país. Y es buena una serie de medidas del Gobierno para aumentar la producción local y es necesaria. Porque no podemos tener una apertura al mundo e importar , y por otro lado exportar impuestos. Traemos autos de Alemania, México, de Brasil. Algunos países son más competitivos que otros. Pero nosotros estamos exportando impuestos a los Ingressos Brutos, impuestos municipales, alto ausentismo (en el conjunto de la industria supera el 10%). Todas esas variables hay que trabajarlas entre el Gobierno, el sindicato y las empresas. Mejorar los tiempos de fabricación, mejorar la ergonomía de la gente que trabaja en la fábrica, ser más productivos. Pero también hay que corregir los desbalances de llevar una economía un poco más abierta.

-¿Hay una inversión en marcha para Pacheco?

-La inversión todavía no está definida, pero estamos muy avanzados. En este plano el pensamiento no es tanto en el corto plazo o la devaluación, sino cómo hacer un mercado argentino, brasileño y sudamericano de acá a cinco a diez años. Por suerte, hemos encontrado el producto ideal, es un producto nuevo, innovador, no ha sido definido, tenemos una serie de negociaciones con casa matriz hasta poder definirlo. Espero que se dé todo y poder anunciarlo en un par de meses.

-¿Esa radicación no está sujeta a la resolución del conflicto laboral?

-No. Lo que sí tenemos que tener es una buena relación con el sindicato en cuanto a flexibilización y eficiencia. Ese acuerdo ya se ha hecho en enero. Vemos la productividad, la línea. Tenemos que asegurar una buena ergonomía para el trabajador y crear una eficiencia que puede ser, o bien hacerlo más rápido, o invirtiendo en maquinarias que ayuden al trabajador. Este compromiso ya se ha hecho con el sindicato, lo que te puedo decir es que casi dos meses después que hicimos el acuerdo con el sindicato por el posible producto (en referencia al potencial nuevo modelo), tanto nosotros como el sindicato estamos caminando juntos y estamos cumpliendo lo que hemos acordado. Esto no quiere decir que ya llegamos a todo lo que queremos avanzar, pero sí estamos mejorando la productividad, estamos rearmando los turnos de trabajo, y no sólo con nuestra mentalidad. Estamos conversando con el sindicato, para ver qué piensan ellos, y aplicamos nuevas formas de trabajo. Eso fue aplicado en septiembre del año pasado y en febrero. Y ha mejorado la producividad de la empresa.

-¿De cuánto sería la nueva inversión?

-Lo importante, al menos para mí, no sería de cuánto es el dinero sino tener una nueva plataforma. Con la nueva plataforma, que hoy en día son modulares, te asegurás el futuro de la fábrica por 15, 20 o 30 años. Puede ser que la inversión sea grande al principio, pero hacés un modelo y en dos o tres años podés hacer otro modelo, con una inversión un poco más reducida. Es una inversión ambiciosa, es una inversión estructural. Y no sólo en el producto, sino en la metodología y la forma de producir en Pacheco, con mejoría, más tecnología, más calidad.

Fuente: Clarín - www.clarin.com
Enviar a un colegaEnvíenos sus comentariosEnviar a un colega

Busque su artículo