Algunos definen a Europa como la cuna de esta curiosa costumbre y aseguran que el amigo invisible procede de Escandinavia. ¿La razón? En los países nórdicos existe una tradición llamada «Julklapp» (Jul: Navidad; Klapp: golpear) que se parece bastante a nuestro juego.

Se dan unos golpes en la puerta, se abre y se meten los regalos en casa; un homenaje a los ayudantes de Papá Noel, duendecillos, amigos invisibles que ayudan a repartir los regalos cuando a su jefe no le da tiempo.

«Cada paquete lleva un acertijo, un poema o una dedicatoria que sirve como pista de a quién va destinado cada obsequio. A diferencia de los que se hace en nuestro amigo invisible, no se limitan a escribir un nombre en un papel.»

Lee Hecht Harrison ARGENTINA lo ayuda a generar un verdadero compromiso entre su gente y su estrategia de negocios para aumentar la productividad, la rentabilidad y la satisfacción del cliente. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí