En busca de encajar en el puesto de trabajo, algunos profesionales cometen el error de cambiar algunos aspectos claves en el currículo. De esta forma, se sienten que tienen más posibilidad de quedar seleccionados para una entrevista laboral que les permita tener la opción de quedar contratados.

Pero, ¿cómo descubrir si un currículo tienen antecedentes falsos? Acá las recomendaciones que pasan por confirmar la identidad de las personas, verificar los antecedentes académicos, contactar con las referencias, evaluar mediante tests los conocimientos, confirmar en Redes Sociales la información aportada y finalmente llegamos a la Entrevista, que el momento más importante.

Confirmar la identidad y datos de contacto como teléfono, e-mail y domicilio. Con la prudencia y delicadeza que amerita, un empleador que quiere incorporar a una persona a su organización, tiene derecho a solicitar estos antecedentes básicos, si consideramos que se trata de un proceso serio y formal.

Verificar antecedentes académicos con las instituciones respectivas. Consiste en chequear la información de educación del candidato, ya sea respecto de la carrera que estudió y del o los cursos de especialización que haya realizado. Esto se logra sencillamente pidiendo copia de los certificados, diplomas o títulos que acreditan tales estudios, o bien ya en un caso en que se busque mayor precisión, llamando directamente a las entidades educativas que aparezcan en el CV donde le indicarán cómo puede obtener esa información de ex alumnos.

Contactar a las referencias laborales. Por lo general, un buen CV debe contener referencias laborales, es decir, datos de contacto de terceras personas con las cuales se pueda confirmar y complementar la información laboral entregada en el CV por cada candidato.

Efectuar evaluaciones (Tests) de conocimientos específicos y/o de habilidades. Mediante la aplicación de pruebas y tests psicométricos, se puede ahondar un poco mejor en corroborar competencias, habilidades y conocimientos técnicos específicos de un candidato. Hoy en día, incluso podemos encontrar diversos tests o herramientas psicométricas que miden de alguna manera el nivel de “honestidad” de una persona. “Así también, por ejemplo, si el candidato señala que habla inglés avanzado, el ideal sería realizar una prueba al respecto, o sencillamente continuar la conversación en inglés. Si se pone demasiado nervioso, o no acepta el reto, entonces ya sabemos que no lo habla”, expresa.

Chequear Redes Sociales. Cada vez es más utilizado, por los selectores y evaluadores de personal, una revisión o chequeo de las Redes Sociales que tiene una persona. Tal vez, la red social más común y por excelencia utilizada en estos casos es LinkedIn, la cual es ideal para cruzar la información con el CV. También, en alguna medida Facebook o Instagram, ya que a veces pueden entregar algo de antecedentes del candidato (a) si se sabe contrastar bien la coherencia y consistencia de la información con la proporcionada en el CV. Además, es útil contar con algún acceso a bases de datos de los portales de empleo, o sencillamente “Googlear” al candidato que postula. Más de alguna vez, uno podría sorprenderse de los datos públicos que allí aparecen. “La experiencia nos ha enseñado que estamos viviendo en una era en donde ocultar información acerca de nuestra trayectoria, antecedentes, gustos e incluso intereses, se hace cada vez más difícil. Llegaron los tiempos en que la transparencia es exigida, y donde la verdad de quiénes somos, o qué hemos hecho en el pasado, está cada vez más disponible para todos.

Contrastar la información mediante entrevistas personales. Una de las maneras más comunes para detectar si un CV contiene información falsa, es mediante la entrevista directa y personal que se hace al candidato. Es en ese momento en donde se puede verificar en gran medida la veracidad de los datos entregados por él, centrándose en sus habilidades y competencias. Al ir recorriendo el documento y profundizando a través de preguntas precisas, se percibe mejor su real experiencia laboral en los diferentes cargos y empresas en los cuales menciona se ha desempeñado. En la entrevista, sin duda, es el momento en el cual se requiere mayor concentración y atención a los detalles por parte del entrevistador. Poner atención al lenguaje No Verbal, tales como postura corporal, gestos, tonos de voz, miradas desviadas, etc…, es una habilidad esencial que debe poner en práctica quien está haciendo el proceso de Selección.

La búsqueda de empleo puede ser muy estresante. Para ayudarlo en el proceso, Lee Hecht Harrison puede brindarle asesoramiento personalizado de máxima calidad para el desarrollo de su carrera. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí