En Desarrollo de Carrera Profesional es importante orientar la brújula hacia el norte deseado. Para ello los japoneses dicen que la perseverancia le gana a todo. Los especialistas dicen que todo comienza con el orden, la profesionalización, acompañado con dedicación y enfoque. Agregamos aquí una frase de Albert Einstein que decía “Intenta no volverte un hombre de éxito, sino un hombre de valor”. Muchos trabajan para el éxito cuando hay que trabajar por satisfacción, realización personal y profesional.

1. Orden. Si quieres tener la posibilidad de ser director, primero debes ser un CEO de ‘clase mundial’, aquel que logra resultados por encima de lo esperado a nivel de mejores prácticas. Sin embargo, no todo CEO de ‘clase mundial’ tiene perfil para ser director.

2. Profesionalización. Si crees que llevando un curso de directores, sin ser director, te vas a acreditar como tal, estás equivocado. Nadie puede operar sin ser doctor.

3. Dirección. Todos creen que la secuencia de gerente a CEO es la misma que la de CEO a director, pero no es así. La diferencia es que, en el primer caso, hay una formación; en el segundo, una aplicación.

4. Dedicación. Te llamarán por lo que has logrado, y no necesariamente por lo que tú creas ser o crees que puedes ser. Persiste con naturalidad en tus objetivos, en tus sueños y contrástalos con tus logros.

5. Enfoque. Trabaja tu reputación y liderazgo y cuida tu imagen. Sé un buen profesional y, por supuesto, una gran persona. Esa es tu mejor carta de presentación.

Logre que los líderes dentro de su organización sean verdaderos impulsores y ejecutores de estrategia de negocios, con los programas de Desarrollo del Liderazgo de Lee Hecht Harrison. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí