“La única manera de hacer un gran trabajo, es amar lo que haces. Si no lo has encontrado, sigue buscando. No te conformes”, Steve Jobs

Quien esté pensando en un cambio radical de su vida profesional debe tener en cuenta que la capacidad para pronosticar cómo será nuestra vida laboral dentro de un lustro proporciona una ventaja competitiva.

Si se busca una reinvención profesional radical, imaginar ese futuro es una ventaja, porque de este modo desarrollas nuevos conocimientos y competencias encaminados a acercarte donde quieres llegar. Si esto lo trabajas de manera consciente, podrás conseguirlo en el futuro. Resolver dónde estaremos trabajando en cinco años es también una incógnita de difícil solución. Posiblemente no estemos en la misma actividad, y nuestro modelo de relación con la empresa será también distinto.

Los paradigmas del cambio están enmarcados dentro de la flexibilidad del cambio, el trabajar de otra manera, reconocer el cambio de modelo en el reclutamiento y la presencia de las redes sociales. Cada uno de estos son los faros sobre los que debemos reflexionar y estar además alertas de otras novedades no previsibles inicialmente

Las percepciones de tener éxito hacen que lo intentes. Lo que marca la tendencia no es la necesidad de cambio, sino la percepción de las posibilidades de éxito. Si te decides por la aventura del cambio debes ser muy flexible. La ubicación geográfica o la disposición a moverte e incluso a cambiar de sector y de profesión tienen que ver con esto.

En la decisión de abandonar tu trabajo o tu empresa debes incluir la posibilidad de adoptar nuevas fórmulas laborales, sin ceñirte únicamente a la empresa tradicional. Tenderemos cada vez más a crear nuestra propia empresa, a trabajar fuera de nuestro entorno local; y estudiar-trabajar-retirarse ya no será la secuencia normal, porque intercalaremos épocas de ocupación con otras de menos empleo. También habrá que tener en cuenta nuevas fórmulas de trabajo flexible, ‘freelance’, economía bajo demanda y colaborativa que permitirá a los profesionales buscar nuevas oportunidades.

Los nuevos modelos de búsqueda de empleo tienen que ver con el hecho de que las ofertas tradicionales y los anuncios de toda la vida cada vez son menos eficaces. Las nuevas exigencias implican una nueva manera de reclutar y una capacidad para sintetizar y comprender los valores de la compañía y para transmitirlos a quien los pueda entender. Se busca a un nuevo tipo de candidatos. Debes hacerte responsable de tu propia empleabilidad y de tu trayectoria. La simple lectura del currículo ya no permite a un reclutador percibir qué tipo de profesional tiene delante. Hoy se tiende a tener en cuenta el peso de la personalidad y de los valores del candidato, y éstas son las herramientas que más ayudan a valorar cómo encajas en la cultura de la empresa. Para los empleadores resultan cada vez más irrelevantes tus éxitos pasados y la forma tradicional en la que los vendes. Tu CV debe reflejar los talentos y habilidades que eres capaz de ofrecer en el nuevo puesto.

Tu huella digital es ya crucial para una valoración completa de quién eres como profesional, y para verificar y contrastar la información proporcionada. Gestionar adecuadamente tus perfiles sociales y crear una marca personal sólida, real y efectiva en las redes es una necesidad para quien busca un cambio profesional. El dominio de las redes habla de la calidad del trabajo que eres capaz de mostrar en los medios sociales, y si puedes usarlos como correa de transmisión de lo que haces.

Lee Hecht Harrison ayuda a dar el próximo paso mediante estrategias, planificación y tácticas; desarrollando habilidades fundamentales que, al ejecutarlas en forma efectiva, logramos que la persona avance en su carrera hacia una posición en la que se encuentre satisfecha y realizada. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí