La mayoría de las veces y para muchos empleados la hora del almuerzo no parece una cuestión demasiado importante.

Almorzar en el escritorio, de parados o comer comida chatarra. En ninguno momento se valora la importancia del momento del almuerzo. Lo cierto es que puede tener un impacto nada despreciable en la productividad de la empresa y las relaciones humanas.

Una investigación relevó que los empleados que tienen el tiempo suficiente y las condiciones necesarias para tomarse un buen recreo para almorzar tienen mucha menos probabilidad de dejar su empleo en los próximos seis meses.

De acuerdo al mismo estudio, el almuerzo es más importante para las mujeres que para los hombres. El estudio sostiene que una posible razón de esta diferencia es que las mujeres suelen sentirse menos apreciadas y valoradas en el trabajo que los hombres y por eso sufren más la imposibilidad de tomarse un descanso.

Al mismo tiempo, los almuerzos mejoran las relaciones interpersonales en el lugar de trabajo lo cual fomenta la cooperación y la solidaridad entre los empleados.

Trabajar de corrido no es eficiente. Evitar tomarse descansos disminuye la productividad, la atención y la calidad del trabajo por el agobio. Por lo general se suele perder el mismo o más tiempo puliendo detalles y haciendo correcciones a errores que no habrían ocurrido si estuviésemos trabajo con toda nuestra atención y energía.

En Lee Hecht Harrison ARGENTINA desarrollamos mejores líderes para transformar el negocio y el valor de la marca personal. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí