La Capacitación y el Desarrollo Profesional son conceptos que van de la mano, al que hoy día es necesario agregar actualización -aunque siempre existió- a un ritmo geométrico.

Se dice:”Encontrar tu propósito profesional es un proceso constante, y puede cambiar a medida que descubres más sobre tu profesión y tus capacidades mismas. Las claves para hallarlo son la constancia, el autoconocimiento y el trabajo duro; y, una vez que lo establezcas, te será más fácil seguir tu camino hacia dicha meta.”

Se presentan así cinco recomendaciones básicas que cada uno deberá adaptarlas según el entorno en el que conviva. El conocimiento de uno mismo es el puerto de salida, detectar fortalezas y habilidades nos ayudarán a establecer acciones y objetivos que nos llevarán a cumplir las metas deseadas. Lo importante es pensar que este es un ciclo activo que se auto repite sin fin.

La primera dice: “Conoce tus talentos y habilidades”. Para comenzar a planificar tu propósito profesional, necesitas conocerte e identificar cuáles son las actividades que más te apasionan y en las que destacas. Quienes se desenvuelven en un ambiente que les gusta y realizan las actividades para las que tienen talento, tienden a ser más productivos y agregar valor a su trabajo. Enfócate en aquello que te apasiona y no te cuesta trabajo hacer, antes que pensar en lo que el mundo necesita, pues eventualmente puedes ayudar más a tu entorno realizando lo que te gusta.

La segunda apunta a: “Detecta tus fortalezas y áreas de oportunidad”. Al identificar las actividades que realizas mejor y te apasionan, también tendrás la oportunidad de detectar en qué áreas necesitas agregar más valor para ser un profesional completo dentro de tu campo de trabajo.

En la tercera:”Establece el porqué de tus acciones”. Una vez que identifiques lo que mejor sabes hacer y cómo aprovecharlo, necesitas encontrar el objetivo central de tus acciones. Descubrir el porqué de tu día a día, aquello que te motiva a salir de la cama cada mañana y te inspira a perseguir tus sueños, te llevará a encontrar el propósito profesional de tu vida, que se alinee con tus metas personales y se convertirá en la causa por la cual estás dispuesto a luchar y dedicarle tus horas de trabajo.

En la cuarta: “Fija tus objetivos”. Es fácil perder de vista lo que se hace y descuidar el trabajo cuando no se tiene claro hacia dónde se dirigen nuestras acciones. Tener objetivos y metas claras que puedas medir de acuerdo con tus propios criterios, te ayudarán a dirigir tus pasos hacia tu gran objetivo personal y profesional.

Y finalmente: “Trabaja para alcanzar tu meta”. Cuando ya tienes en mente el objetivo principal que perseguirás en tu carrera, puedes comenzar a dedicarle todo tu esfuerzo y energía para lograrlo. Si ya encontraste lo que amas hacer, puedes trabajar para convertirte el mejor en ello, y a través de trabajo duro, alcanzar tu objetivo profesional. Durante este proceso de trabajo duro, tendrás tiempo de además aprender de tus errores y seguir nutriendo tus conocimientos y expandir tus posibilidades para, posteriormente, encontrar nuevos objetivos profesionales y personales.

El Centro de Formación Profesional de Lee Hecht Harrison fue creado para contribuir al desarrollo del talento en las organizaciones. Conozca el programa de Desarrollo de Liderazgo, dirigido a líderes, futuros líderes y colaboradores, haciendo click aquí.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí