EL DOMINIO DEL ARTE DE DIRIGIR

0
40

“Compartir es establecer un puente mediante la sintonía y el respeto. Dirigir es cambiar su propia conducta para que la otra persona le siga; el liderazgo no funcionará sin sintonía. No se puede guiar a alguien por un puente si antes no lo ha construido.” John Seymur

Dirigir es un saber o una habilidad que se puede trasmitir o aprender. El arte de la dirección lleva a desarrollar unas capacidades concretas.

Para aprender a dirigir hay que saber, por supuesto administrar, pero sobre todo desarrollar a las personas, saber hacer trabajar a quienes están bajo esa dirección, buscando máximo rendimiento y máxima satisfacción.

A diferencia del administrador, quien dirige es consciente de las necesidades de realización de su grupo, no está satisfecho solamente con que la gente haga bien su trabajo.

La dirección es siempre dirección de personas y de relaciones entre personas, dirección de equipos de trabajo, no tanto dirección de procesos.

Quien dirige, está preocupado porque su gente crezca, se desarrolle, tenga sentido de pertenencia y exista un verdadero equipo. Sin querer decir con esto que el administrador no trabaje en equipo.

Lo que pasa es que el administrador tiene delante la visión de la empresa como un gran mecanismo que hay que hacer funcionar engranando bien todas sus partes.

El papel principal del administrador es hacer que otros hagan más que ponerse directamente a hacer él.

El administrador se centra fundamentalmente en que se haga, sea por él, por su grupo, por los demás o por otro grupo, pero que se haga.

Quien dirige, traduce la misión y los fines a políticas y objetivos, dentro de un plan estratégico. La planeación y la programación reflejarán esos fines a través de políticas y pautas que las rigen.

Hay que establecer metas a corto y largo plazo, enlazar fines y medios, necesidades ac¬tuales y futuras, señalando las orientaciones del caso, calculando el tiempo, el esfuerzo y las etapas necesarias. Y ofrecer retroalimentación (feedback), motivar, brindar apoyo dar recompensas , ayudar al logro de la satisfacción en el trabajo.

La dirección tiene que ver más con la empresa considerada como una organización, como un cuerpo vivo, en la que la gente trabaja no sólo por unos incentivos sino por la satisfacción de atender a otras necesidades.

El Centro de Formación Profesional de Lee Hecht Harrison fue creado para contribuir al desarrollo del talento en las organizaciones. Conozca el programa de Desarrollo de Liderazgo, dirigido a líderes, futuros líderes y colaboradores, haciendo click aquí.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí