EL FUTURO Y NUESTRO DESARROLLO PROFESIONAL

0
214

Como decía Ortega y Gasset, «el hombre tiene el alma dinámica de una flecha que hubiera en el aire olvidado su blanco». Hoy más que nunca necesitamos integrar modelos organizativos, contratos psicológicos y áreas claves de la gestión del talento para conseguir nuestros sueños y objetivos.

A partir de esta frase la propuesta es desarrollar un plan que nos contemple como una unidad: nuestra persona. Ambos el desarrollo personal y el profesional van de la mano y la variable futuro es la meta.

Roberto Luna, desarrolló un plan estructurado como una guía en: “Mentalidad de talento: Un modelo, un nuevo contrato psicológico y ocho áreas para gestionarlo”, cuya lectura nos puede servir como modelo para definir el propio:

1. La primera área es la empleabilidad, el estar con valor en el mercado de modo continuo garantizando que la propuesta personal y profesional tiene un hueco en el mercado laboral. Esta empleabilidad supone conocer las competencias claves requeridas en el sector y tener algunas de modo saliente.

2. La segunda área a desarrollar es precisamente saber trabajar en equipos de alto rendimiento y autodirigidos, permitiendo el valor en proyectos compartidos y el generar sinergias de modo continuo.

3. La tercera área en la gestión del talento tiene que ver con la gestión de nuestras emociones y las de los demás. Trabajar con la intuición, la ilusión, el optimismo, la comprensión, y sobre todo desde el equilibrio emocional es la garantía de un profesional de alto rendimiento.

4. La cuarta área es el liderazgo, asumir la capacidad de influencia y desarrollo propia y de los demás. Así es el líder que es respetado por los demás y que trabaja desde los demás para obtener talento en la empresa.

5. La quinta tiene que ver con la capacidad emprendedora o intraemprendedora propia y ajena. Movilizar llevar a la acción los planes y genera nuevas ideas responsables de la sostenibilidad futura de los proyectos.

6. La sexta contempla el carácter motivador y movilizador de la organización. En él tiene cabida el mercado externo tanto como al interno y precisa que se trabaje desde los motivos más que desde las instrucciones.

7. La séptima profundiza en la orientación continua al aprendizaje, desde la humildad y respeto por la multidisciplinariedad, lo que permite que personas y organizaciones aprendan continuamente y que actualicen su conocimiento y talento.

8. La octava y última es un área clásica pero que parece algo descuidada últimamente: me refiero a la orientación comercial y al cliente, una competencia clave donde se consigue que cualquier intervención o proceso tenga impacto tanto en el cliente interno como externo.

El Centro de Formación Profesional de Lee Hecht Harrison fue creado para contribuir al desarrollo del talento en las organizaciones. Conozca el programa de Desarrollo de Liderazgo, dirigido a líderes, futuros líderes y colaboradores, haciendo click aquí.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí