“El villano de Batman puede ser el máximo personaje referente para quienes están en búsqueda de un mejor perfil profesional”

Un análisis comparativo del guión nos lleva de la ficción a una lección de crecimiento personal y profesional, que pasa por el plan del proyecto, el aprender a venderse, la teatralidad y la alternativa cuando las cosas no suceden como uno cree.

Si le prestas atención, verás que el personaje te dice que:

1. Planea cada detalle de todo proyecto
No importa si se trata de estudiar, trabajar, tomar un diplomado o iniciar un negocio; analiza el escenario completo, divídelo en pasos y de ahí decide cómo iniciarás, cómo llegarás al siguiente y así sucesivamente.

Es algo que deja claro la secuencia del robo bancario. El Joker tuvo preparado desde las tareas a las que cada uno de sus secuaces debía avocarse y el orden en que estos debían asesinarse, hasta el momento en que debía irrumpir el autobús en el que habría de escaparse.

2. Aprende a venderte
“Si eres bueno en algo, nunca lo hagas gratis”, dice el Joker con una seguridad de campeonato en la reunión de jefes criminales de Gótica. Y tiene toda la razón del mundo.

Necesitas aprender a traducir en cifras económicas tu desempeño y el nivel de conocimiento y habilidades que te distinguen. Debes tener en mente cuánto vale tu trabajo; ponle precio, no lo malbarates.

¿Por qué los mafiosos de Gótica lo contrataron casi de inmediato para liquidar a Batman? Porque supo venderse, porque los impresionó, lo que nos lleva a…

3. Apuesta por la teatralidad
Estamos en un mundo en el que la competencia es ley, de forma que si consideras que eres bueno en algo, siempre habrá alguien que lo puede hacer mejor.

En ese entendido, ¿qué puedes hacer para dejar una impresión que te convierta en la mejor opción (aun cuando no necesariamente la seas)?

Sé teatral.

En la trilogía The Dark Knight, la Liga de las Sombras tiene un mantra que reza “Teatralidad y engaño, poderosos aliados en contra los no iniciados”, lo que en pocas palabras quiere decir que el común de la gente es fácilmente impresionable.

Puedes tener el mejor speech bajo la lengua, pero si no dejas una buena impresión en el receptor de tu mensaje, estarás destinado a permanecer en el limbo profesional.

No necesitas pintarte como payaso ni vestirte como murciélago para llegar a esa teatralidad de la que hablamos; basta con que pulas tu presencia, trabajes actitud, plasmes seguridad y transmitas confianza para que cumplas con el punto. Solo no caigas en la posición del hablador/falso/farol, porque esos son detectables desde la luna.

4. Siempre ten un plan b
En la escena del “experimento social” que involucra a dos ferris, Batman frustra el plan del Joker de provocar que los pasajeros de alguno de los navíos hicieran explotar al otro. ¿Se quedó con los brazos cruzados el Payaso Príncipe del Crimen? Por supuesto que no. Tenía un plan alterno: volarlos a los dos vía control remoto.

Siempre ten en cuenta que la vida está hecha de variables y de que casi nunca llegarás a una meta sin que varios obstáculos se te crucen en el camino. Mientras mejor anticipes las adversidades, mayores oportunidades verás cuando un tropiezo sea inminente.

Entrepeneur

El Centro de Formación Profesional de Lee Hecht Harrison fue creado para contribuir al desarrollo del talento en las organizaciones. Conozca el programa de Desarrollo de Liderazgo, dirigido a líderes, futuros líderes y colaboradores, haciendo click aquí.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí