Todo el mundo ha tenido que lidiar con personas problemáticas en algún punto de su vida. En una situación ideal, es una persona que puedes mantener alejada de tu espacio personal y que no te afecta de una manera directa ni constante. Sin embargo, a veces la persona tóxica está en la oficina, entonces es necesario seguir estas cuatro recomendaciones.

Practica la comunicación asertiva
Identifica exactamente qué es lo que te molesta de la persona y aprende a comunicarlo de una manera asertiva y sobre todo, pacífica.

Haz un plan de acción
Presenta tus límites, déjale saber qué estás dispuesto a tolerar y qué no. Déjalo lo más claro que puedas.

Busca posibles soluciones
La persona tóxica no lo hará, así que si esperas tener soluciones a la situación, dependerá enteramente de ti.

No pierdas la calma
Siempre toma en cuenta que las personas problemáticas se alimentan del conflicto y quieren que se los des. Mantén la calma ante todo.

En Lee Hecht Harrison ayudamos a su empresa en la gestión de talento para acelerar los resultados y reducir riesgos. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí