Equipos responsables, rendimiento extraordinario: fue al principio de mi carrera cuando un líder y mentor que realmente admiraba me dio lo que fue uno de los consejos de liderazgo más importantes que he recibido.

“Vince”, me dijo mi mentor, “como líder, sos tan bueno como el equipo que construís a tu alrededor”.

Siempre he trabajado duro para seguir este consejo en mis propios roles de liderazgo. Se volvió especialmente importante cuando ascendí para desempeñar funciones de liderazgo a nivel ejecutivo.

En resumen, tener un equipo fuerte, te permite centrarte en cuestiones críticas y estratégicas que solo un líder puede gestionar. Por el contrario, si tu equipo es débil, siempre estarás atascado lidiando con el trabajo operativo y táctico.

Esa es una forma difícil de liderar y una manera compleja de lograr el alto rendimiento. Admito que esta idea no es realmente tan novedosa o revolucionaria, pero es un elemento fundamental si querés ser un líder verdaderamente responsable.

Curiosamente, también es un concepto que elude a muchos líderes. A lo largo del tiempo, he visto a muchos líderes y organizaciones luchar para formar equipos fuertes. Como resultado, toda la organización ha sufrido.

Hace unos años, realizamos un estudio que descubrió que el 92% de las empresas reconocen que los equipos son fundamentales para su éxito. Desafortunadamente, también encontramos que solo el 23% de esas compañías consideran que sus equipos son efectivos.

Esta fue una brecha mayor de lo que habíamos previsto. Por lo tanto, profundizamos con algunas investigaciones adicionales para entender qué estaba pasando. Esta semana, mi colega el Dr. Alex Vincent y yo lanzamos nuestro nuevo informe titulado “Equipos responsables: desempeño extraordinario”. La consulta incluyó una encuesta a líderes empresariales y entrevistas con ejecutivos de Recursos Humanos.

En general, los resultados revelan que la mayoría de los equipos son mediocres. La mayoría hace un buen trabajo, pero no proporciona la base para que las empresas tengan éxito.

Más preocupante es el hecho de que solo el 6% de los encuestados calificaron a sus equipos como verdaderamente excepcionales. Sin embargo, entre esos equipos la responsabilidad era un elemento clave para el éxito.

El informe explora esto con más detalle y describe por qué dos cualidades en particular (la claridad y el compromiso), son las claves para impulsar una sólida responsabilidad y el rendimiento del equipo. Además, el informe contiene algunas recomendaciones que los líderes pueden implementar en sus propios equipos.

Por Vince Molinaro

Lee Hecht Harrison ayuda a dar el próximo paso mediante estrategias, planificación y tácticas; desarrollando habilidades fundamentales que, al ejecutarlas en forma efectiva, logramos que la persona avance en su carrera hacia una posición en la que se encuentre satisfecha y realizada. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí