CONSEJO: Cinco hábitos para lograr ser promovido

Todos tienen ese compañero de trabajo que parece encajar perfectamente con la compañía. Siempre tiene la respuesta correcta. Parece saber lo que hay que hacer incluso antes que los líderes de la compañía. Y ese "sexto sentido" y visión es premiada con ascensos.

"Cuando los empleados tienen esas cualidades, se los percibe como líderes, no importa qué puesto tengan", dice Katherine Halpin, CEO y fundadora de The Halpin Companies, una consultora de liderazgo. Pero la manera de convertirse en el empleado perfecto no es un secreto. Es una combinación de capacidades y mentalidad que pueden desarrollarse a partir de cinco hábitos:

1. Eligen el medio adecuado para su talento. Es difícil ser un superempleado si las necesidades de la compañía son muy distintas de sus capacidades, talentos y valores, dice Halpin. Además, según un informe de 2015 del Cicero Group, 37% de los encuestados dijo que ser reconocido por un jefe o la compañía es el motor más importante para hacer un gran trabajo.

2. Prestan atención a lo que valora su jefe. Estos empleados estudian las preferencias y las metas de sus jefes directos, los jefes de sus jefes y la compañía en general, dice Gayle Lantz, fundadora de la consultora WorkMatters. Pueden esforzarse por participar en proyectos y reuniones que no son parte de su trabajo, pero que les dan acceso a información de lo que piensan y necesitan los líderes. "Hacen cosas más allá de lo que hacen otros empleados y muestran interés", dice.

3. Se concentran tanto en las responsabilidades diarias como en la visión general. Si no entienden algo, obtienen información que necesitan para clarificar su importancia. Cuando se analizan las tareas diarias desde ambas perspectivas y se entiende lo que hay que hacer y por qué hay que hacerlo, uno se vuelve más estratégico y comienza a anticipar lo que hay que hacer.

4. Les hacen lugar a ideas más amplias. Tener tiempo libre en el día, entre reuniones, o reservar bloques de tiempo para pensar o trabajar en proyectos que requieren concentración, también puede mejorar mucho el desempeño, dice Halpin. "A veces se trata de acciones muy prácticas -llegar temprano, no correr de una reunión a otra- para darse tiempo para hacer lo que es necesario, como pensar en el objetivo de la próxima reunión", dice.

5. Les gustan sus colegas. Sintonizan con los que los rodean y perciben cuando necesitan algo. Tienen skills "blandos", como la empatía, y son capaces de relacionarse bien con los demás, dice Lantz. "Una parte fundamental de cualquier trabajo es ayudar a que la gente se lleve bien. Los superempleados hacen de eso una de sus principales prioridades. Ven las relaciones como algo crítico para el éxito", dice.

Fuente: www.lanacion.com.ar