En el último año fueron despedidos más de 3.000 trabajadores textiles

El sector textil está pasando uno de sus peores momentos. Más de 3.000 trabajadores fueron despedidos en el último año, según denuncia Hugo Benitez, Secretario General de la Asociación Obrera Textil.

Las causas que aducen la empresas son la apertura de las importaciones y la caída en las ventas. Y la situación empeora en las grandes empresas textiles.

"Lamentablemente el problema se está agravando porque faltan políticas para frenar las importaciones y hay una gran recesión en el consumo. El ministro de la producción, Francisco Cabrera, cometió un grave error al autorizar en diciembre del 2015 las DJAI que permitieron la entrada de productos importados. Las empresas generaron stock y con la recesión, hoy estamos pagando las consecuencias", señaló quien también integra el Consejo Directivo de la CGT.

La planta de Guilford ubicada en Comodoro Rivadavia, Chubut, fue uno de las que dio el puntapié inicial con el despido de 200 trabajadores.

Otro caso que sacudió al sector, en diciembre pasado, fue el de la planta de hilados TN Platex, que cerró la planta de Puerto Tirol en Chaco y despidió a 166 trabajadores.

"En la planta de TN Platex de La Rioja después de suspensiones y una larga lucha logramos conseguir Repro para los trabajadores y hoy trabaja normalmente. El panorama actual en toda la industria es de incertidumbre. Desde que asumió Mauricio Macri, se agravó todo", aclaró Benitez.

La brasileña Alpargatas pasó de tener 3.900 trabajadores a contar ahora con 3.730 debido al cierre de su planta en Villa Mercedes, San Luis. Allí trabajaban 85 personas que producían suelas inyectadas. A esto se suma el despido de otros 85 trabajadores de un sector de la planta de Florencio Varela que dejará de hacer capelladas.

La crítica situación se replica en el resto de las siete plantas de Alpargatas que hoy quedan en pie. "Desde el 12 de diciembre, Alpargatas tiene cerradas casi todas sus plantas por suspensiones y vacaciones adelantadas y se comprometió que el próximo lunes 16, se pondrán en funcionamiento nuevamente", explicó el representante de los trabajadores textiles.

Alpargatas emitió un comunicado donde asegura que "en los últimos doce meses la demanda en el mercado de calzado deportivo cayó de 33 millones a 31 millones de pares por año, mientras que la oferta, como consecuencia de la importación de productos creció a más de 37 millones de pares".

Y agregó que "buscamos concentrar las operaciones para lograr competitividad frente a la caída de mercado y al fuerte aumento de las importaciones de los últimos doce meses, que hoy alcanzan a más el 75% de las ventas entre producto terminado y partes de calzado deportivo".

El vocero de la compañía confirmó a BAE Negocios que "no va a haber más despidos" y que el 16 de enero arrancarían a trabajar normalmente, como estaba planteado.

Por otra parte, hace un mes, la brasileña Coteminas despidió en su planta de Santiago del Estero a 72 trabajadores y "dijeron que si no se frena el ingreso de toallas y toallones despedirán 200 obreros más", dice Benitez.

Fuente: www,iprofesional.com