LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL ESTA ENTRE NOSOTROS

0
121

La utilización de IA que ya tenemos incorporada y que la usamos casi sin darnos cuenta que ya estamos viviendo el futuro cercano como se planteó en el cine con Spielberg hace treinta años?

Ayuda a la hora de hacer fotografías.
Quizá es uno de los usos de la IA que tenemos más a mano. Los fabricantes de móviles están apostando por la inteligencia artificial de diversos modos y Huawei, por ejemplo, ha incorporado la IA al software fotográfico para ayudarnos a hacer mejores fotos con el Huawei P20. Simplemente, la IA del teléfono nos permite sacar mejores fotografías en condiciones de baja luz. Huawei sabe que no tenemos un pulso demasiado firme y, por eso, nos ayuda a tomar fotografías con una larga exposición con una IA que va recomponiendo la imagen y ”enderezando” la foto cuando nosotros temblamos. Hay otros usos, claro está, como el enfoque automático de objetos con una mayor precisión.

Colorear imágenes.
”Qué fácil”, pero no, no es tan sencillo. Una inteligencia artificial, concretamente uno de los usos del deep learning, es el de colorear imágenes en blanco y negro. Esto es importante, ya que nos permite disfrutar de fotografías y vídeos en blanco y negro, documentos históricos, con una paleta de colores realista. La digitalización de vídeos de la Segunda Guerra Mundial, por ejemplo, y su nueva paleta de color es algo que lleva mucho trabajo a un humano, pero que una IA usando deep learning puede hacer más rápido. Analizan los patrones, reconocen objetos y saben qué tono de color debe llevar cada elemento basándose en lo que conocen y la intensidad monocroma de la imagen.

Encontrar malware.
Esto es algo que utilizamos a diario sin darnos cuenta. Gracias al aprendizaje de las máquinas, o al machine learning, Google filtra el correo para saber cuáles son los que llevan SPAM o algún tipo de malware. Con cada acción, el sistema aprende, toma decisiones y hace predicciones para permitirnos navegar de forma más placentera y segura por nuestro correo.

Traducir de otros idiomas.
Los traductores, tanto textuales como orales, utilizan la IA para aprender. Aunque les falta mucho por mejorar, poco a poco se van cargando de más expresiones humanas, una semántica más correcta y hasta de frases hechas que solemos utilizar en el día a día. Gracias a las acciones que introducimos los humanos, estas IA van aprendiendo para mejorar y darnos resultados más precisos.

Reconocimiento facial en tiempo real.
Este es uno de los usos más polémicos de la inteligencia artificial. El reconocimiento facial del iPhone X está muy bien para desbloquear nuestro teléfono, ¿pero es una violación de la privacidad? La policía china y británica ya utiliza cámaras especiales para reconocer a la población y encontrar delincuentes y, recientemente, la empresa Axon ha presentado sus reglas para la IA de reconocimiento facial, una tecnología que, al parecer, se extenderá en el futuro entre cuerpos policiales. Claro está, hay organizaciones que están en contra de este sistema, ya que la IA de reconocimiento facial tiene mucho que demostrar. Sin embargo, ya se han dado casos positivos de arresto gracias a esta tecnología.

Conducción autónoma.
Los vehículos autónomos están de moda y son los que más están probando la validez (actualmente) de la inteligencia artificial en la vida diaria. En concreto, los vehículos autónomos se apoyan en el deep learning, la rama ”compleja” de la inteligencia artificial para aprender sobre la marcha por dónde circular y los objetos y señales que se encuentran a su paso. Todo eso se procesa y se comparte en una especie de mente colmena para que el coche se vuelva más ”listo”.

Lee Hecht Harrison es líder de la industria y por eso su meta es brindar nuevas y mejores oportunidades de empleo a más gente. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí