En este momento parece útil recordar la frase de Tom Peters: “Cuando el capital y la tecnología son accesibles a todos por igual, lo que marca la diferencia es la calidad del capital humano”

Equivocarse en la elección de un empleado puede salir muy caro, no solo en indemnizaciones o gastos, sino en tiempo perdido y costos de nuevas búsquedas.

Elegir la primera opción disponible. Apelar a la primera persona que más o menos puede cubrir una tarea es habitual, pero si bien soluciona lo urgente, puede no ser la mejor alternativa pensando en el largo plazo.

Más allá de su CV o del desempeño en una entrevista, puede resultar valioso poner a prueba al candidato en alguna tarea o habilidad específica requerida, así como evaluar con un especialista que su perfil psicológico sea apropiado para el puesto. Evitar los errores de contratación es esencial para un pequeño negocio, ya que cada persona es central.

Quien está por debajo de la preparación necesaria para realizar un trabajo, seguramente tendrá problemas para lograr un buen desempeño. Quien está demasiado calificado puede desmotivarse con facilidad y tomar el empleo solo temporariamente hasta encontrar uno mejor. El costo para la empresa resulta alto en ambos casos.

Lee Hecht Harrison ayuda a dar el próximo paso mediante estrategias, planificación y tácticas; desarrollando habilidades fundamentales que, al ejecutarlas en forma efectiva, logramos que la persona avance en su carrera hacia una posición en la que se encuentre satisfecha y realizada. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí