Gracias a la tecnología, hoy existen muchos mecanismos para documentar un proceso. Pese a que el más común es el “escrito”, puedes emplear maneras más visuales y prácticas de documentación. Puedes emplear, por ejemplo, flujogramas (diagramas de flujo), vídeos interactivos con tus colaboradores (Vlog), infografías o guías paso a paso ilustradas y elaboradas por tu propia empresa.

Para documentar un proceso, crea una estructura lógica y ordenada de cada uno de ellos y clasificalos. Luego levanta la información con tus colaboradores expertos y documenta cada una de las actividades bajo una plantilla estándar prediseñada, identificando cada responsable de las tareas, cada área y cada herramienta o recurso empleado en tu empresa para alcanzar un resultado final.

Para corroborar que la información es clara e inteligible, sométela a revisión por parte de alguno de tus trabajadores. La idea de documentar y utilizar los procesos es buscar la mejora continua de las actividades que te permitirán alcanzar un alto desempeño, además de alinear tu empresa con nuevas tendencias y metodologías.

Lee Hecht Harrison ayuda a dar el próximo paso mediante estrategias, planificación y tácticas; desarrollando habilidades fundamentales que, al ejecutarlas en forma efectiva, logramos que la persona avance en su carrera hacia una posición en la que se encuentre satisfecha y realizada. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí