Como todo, el teletrabajo tiene sus pros y sus contras. Aunque permite mucha libertad por parte de los empleados, aportando a la vez ventajas para la empresa, también puede repercutir en algunos aspectos de la vida laboral.

Desde el punto de vista del teletrabajador requiere autodisciplina y corte del horario laboral. Desde la Empresa tanto su cultura organizacional como la integración del Teletrabajador al equipo de tareas son todos ellos en conjunto cuatro principales a encarar para la implementación del Teletrabajo con éxito.

Requiere autodisciplina. Confiar en la capacidad del talento o en caso del trabajador, de su propia capacidad de gestionar el tiempo y las tareas de manera óptima no siempre es una tarea fácil.

Difícil separación de la jornada. Al no irse del sitio de trabajo, es más difícil a nivel individual marcarse una clara diferenciación entre la vida personal y el trabajo. Definir el punto que es el final de uno y el inicio del otro resulta más complicado.

Cultura de empresa. Es casi imposible o por lo menos muy difícil inculcar verdaderamente la cultura de la empresa, transmitir sus ideales y fomentar la cultura conjunta cuando los empleados no están físicamente dentro de la empresa.

Integración de equipo. Estrechamente vinculado con el interior, el empleado nunca forma parte de un equipo con el que puede compartir una misma filosofía o manera de trabajar. Esto también puede perjudicar en su evolución profesional dentro de la misma.

Lee Hecht Harrison ARGENTINA lo asesora para que grupos e individuos aprendan a afrontar el cambio, fortalezcan su compromiso y mantengan la productividad. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí