Las últimas investigaciones sobre las tendencias en Desarrollo de ejecutivos han demostrado que para sobrevivir en el actual entorno V.I.C.A. (Volatilidad, Incertidumbre, Complejidad y Ambigüedad), la principal capacidad requerida es el Liderazgo.

Ahora debemos preguntarnos: ¿qué es ser líder hoy? ¿Se nace o se hace? ¿Se es líder por el azar de las circunstancias o se decide ser líder?

Vince Molinaro, Director General de Soluciones Estratégicas de Liderazgo en Lee Hecht Harrison, está recorriendo el mundo divulgando lo que él llama “El Contrato de Liderazgo”. Su pasión por difundir este concepto revelador lo llevó a escribir el best seller de The New York Times “The Leadership Contract”.

“Lo que hemos encontrado en nuestro trabajo con líderes alrededor del mundo, es que muchos no están al tanto de que forman parte de algo importante. Muy a menudo están más motivados por el cargo que les van a dar o el nombre del cargo o un aumento salarial”, señaló Molinaro en su reciente visita a Bogotá organizada por Juan Carlos Linares, Presidente de LHH Colombia, para participar del Encuentro de Líderes para Líderes “Incertidumbre, un mundo de oportunidades”.

En la mayoría de las empresas, hace una generación, el modelo del liderazgo era distinto al de hoy. Bastaba con tener uno o dos buenos líderes en una organización que conocieran el negocio y supieran de estrategias, y los demás simplemente hacían su trabajo. Ese modelo hoy no alcanza. El mundo es demasiado complejo y cambiante. Hay menos certidumbre y es poco probable que una sola persona tenga todas las respuestas. Necesitamos un liderazgo comprometido y a todo nivel.

Molinaro pregona un liderazgo que “rinda cuentas”. ¿Y cómo define esa rendición de cuentas?

“Lo hago en tres partes. La primera es que un líder que rinde cuentas se apropia de todos los aspectos de su trabajo. Muchos se concentran en lo técnico, pero no trabajan la construcción de equipos y la formación de la gente. La segunda: Hay que tener la confianza para actuar de manera decisiva, y la tercera es trabajar con el sentido de la urgencia y hacer que se mueva la empresa.”

“Cuando se habla de liderazgo el primer contrato que se firma es con uno mismo”, señala Molinaro. “Es un compromiso personal que hace uno mismo para ser el mejor líder que se pueda ser. Ese es el primer punto de rendición de cuentas que tenemos como líderes”.

Igualmente, en ese pacto se adquiere un compromiso con los colaboradores porque es clave que ellos sepan de los esfuerzos que hará esa persona para ser el mejor orientador del grupo de trabajo.

A su juicio, el Contrato de Liderazgo ayuda a que las compañías tengan una herramienta muy sencilla para establecer expectativas claras para sus líderes, al tiempo que los ayuda a rendir cuentas respecto de esas expectativas. La experiencia es que la aplicación de esta teoría genera líderes mucho más comprometidos y dispuestos a estar a la altura de sus cargos. En general, tienen más claridad sobre su papel y demuestran mucha más convicción para asumir algunas tareas difíciles

Para Molinaro, ser Líder es una elección y requiere que la persona se haga las siguientes preguntas:

¿Tengo claro lo que se espera de mí?
¿Me voy a comprometer completamente a hacer lo necesario para ayudar al éxito de la compañía?
En el mundo actual ser líder no es cuestión de azar. Es una decisión y un compromiso vital.

Susan Giuliano – Head of Leadership Development en Lee Hecht Harrison Argentina

Lee Hecht Harrison ayuda a dar el próximo paso mediante estrategias, planificación y tácticas; desarrollando habilidades fundamentales que, al ejecutarlas en forma efectiva, logramos que la persona avance en su carrera hacia una posición en la que se encuentre satisfecha y realizada. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí