Manejar empleados conflictivos es uno de los mayores desafíos a los que se enfrentan los líderes. Cuando parece que los empleados son poco razonables, beligerantes o que no quieren cooperar, los administradores pueden sentirse tentados a hacer a un lado el problema o a perder los estribos.

Hay una solución mejor para manejar al personal conflictivo: usa técnicas de negociación para llegar al fondo de los problemas. Los administradores pueden servirse de las siguientes pautas para superar el desafío de manejar a personas difíciles en el trabajo.

Puedes decirle al empleado qué aspectos de su conducta te preocupan y pedirles que hablen francamente sobre la causa:

Si escuchas atentamente, es más probable que entiendas mejor la raíz de la conducta del empleado en cuestión y que estés en una posición mejor para identificar si esto refleja un problema en la empresa.

Hacer responsable a la gente de sus decisiones desde un principio ayuda a que eviten el exceso de confianza, error común y costoso en las negociaciones y otros contextos:

Cuando los empleados entienden que los harán responsables de sus decisiones, es menos probable que tengan conductas disruptivas.

En Lee Hecht Harrison, desarrollamos mejores líderes para transformar el negocio y el valor de la marca personal. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí