Bill Gates definió: “la gestión del conocimiento tal como yo la entiendo aquí no es un producto de software, ni tampoco una categoría de software. No es ni siquiera una cuestión de técnica. Es algo que empieza con los objetivos y los procesos de la empresa y con el reconocimiento de la necesidad de compartir información. La gestión del conocimiento no es más que gestionar los flujos de la información y llevar la correcta a las personas que la necesitan, de manera que sea posible hacer algo con prontitud”.

El conocimiento es una mezcla fluida de experiencias, valores, información contextual y apreciaciones expertas que proporcionan un marco para su evaluación e incorporación de nuevas experiencias e información. Se origina y aplica en las mentes de los conocedores. En las organizaciones está, a menudo, embebido no sólo en los documentos y bases de datos, sino también en las rutinas organizacionales, en los procesos, prácticas y normas

La clasificación del conocimiento se compone de dos tipos. Conocimiento tácito: es el conocimiento personal, almacenado en las mentes de los individuos, difícil de formalizar, registrar y articular (en su totalidad). Conocimiento explícito: es el conocimiento almacenado en medios físicos, en cualquiera de las formas.

Una empresa no es una máquina, sino un organismo vivo. Tiene un sentido colectivo de identidad y propósito fundamental. Crear nuevo conocimiento NO es una actividad especializada del departamento de I + D, marketing o planificación estratégica. Es una manera de comportarse, una forma de ser en la que todos somos knowledge workers.

En consecuencia, la gestión del conocimiento es administrar los flujos de conocimiento dentro de la organización, a efectos de lograr que las personas puedan acceder al mismo, en tiempo y forma para reutilizarlo. Existen diversas técnicas para transformar los tipos de conocimiento y luego su administración.

Como observamos, la gestión del conocimiento, está íntimamente ligada al capital intelectual de una organización, y este, al desarrollo de los talentos de los recursos humanos. Es fundamental tener claro que los recursos humanos son los que hacen posible la gestión del conocimiento y el desarrollo de una organización que aprende y crece, pero también es igual en el sentido inverso, desarrollarse en una organización de estas características, alimenta de manera exponencial a los recursos humanos que siempre se llevarán consigo las vivencias profesionales y los nuevos conocimientos aprendidos a partir de esta interrelación.

El Centro de Formación Profesional de Lee Hecht Harrison fue creado para contribuir al desarrollo del talento en las organizaciones. Conozca el programa de Desarrollo de Liderazgo, dirigido a líderes, futuros líderes y colaboradores, haciendo click aquí.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí