El McKinsey Global Institute (MGI) afirma que si todos los países de una región alcanzaran una tasa de igualdad entre hombres y mujeres, se podrían agregar $12 billones de dólares a la producción económica mundial en 2025. Esto equivale a la suma del PIB combinado de Japón, Alemania y el Reino Unido.

Esta estimación solo considera el avance en la igualdad de la mujer en el ámbito laboral. Para alcanzar más rápido esta meta se requieren amplios esfuerzos en el acceso a la educación, planificación familiar, salud materna, inclusión financiera y digital, así como asistencia en los trabajos no remunerados.

Según un estudio de Catalyst, las empresas con mayor igualdad en términos de participación de hombres y mujeres en las juntas directivas son 16% más rentables. Mientras que la rentabilidad de las empresas con mayor participación de mujeres en las juntas directivas aumenta 26%. Además, la participación de la mujer durante un período de 4 a 5 años en las juntas directivas, se traduce en una tasa de rentabilidad sobre las ventas de alrededor del 84%.

Asimismo, el reporte anual de Global Leadership Forecast 2018, de la consultora Development Dimensions, coincide en que “las empresas con mujeres que ocupan al menos el 30% de los puestos de liderazgo tienen 1.4 veces más probabilidades de tener un crecimiento sostenido y rentable, y tienen 1.7 veces más probabilidades de tener una mayor capacidad de liderazgo”. Más allá de las cifras, la estrategia de liderazgo no se basa en solo alcanzar un objetivo demográfico, sino en integrar diversas perspectivas.

Lee Hecht Harrison ARGENTINA ayuda a dar el próximo paso mediante estrategias, planificación y tácticas; desarrollando habilidades fundamentales que, al ejecutarlas en forma efectiva, logramos que la persona avance en su carrera hacia una posición en la que se encuentre satisfecha y realizada. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí