TELETRABAJAR NO ES TAN DIFERENTE A TRABAJAR

0
91

El trabajo remoto desde casa es un gran reto a implementar en muchas empresas por sus grandes ventajas y beneficios, tanto para la misma empresa en reducción de costos, como para los empleados que podrán ser contratados en cualquier parte del mundo, sin limitaciones geográficas. Además, se evitarán gastos de tiempo y dinero, en alimentación y transporte.

Al leer las recomendaciones para teletrabajar se observa que las pautas son las mismas que para un trabajo in situ. Llegar a horario, tener un espacio laboral, el respeto de tu familia a tu horario laboral, hacer un break (café, almuerzo) fuera del escritorio, concentrase en la tarea y poner fin al día laboral.

1. Establecer horarios
Al estar en casa, es tentador quedarse más tiempo en la cama o ver una serie en el horario de oficina. Para ser más productivo sin perder el foco, es importante respetar una rutina profesional: levantarse siempre al mismo tiempo, arreglarse como si fuera a la oficina (bañarse, vestirse, desayunar) y marcar tarjeta, aunque eso signifique solo prender la PC.

2. Acomodar un espacio “de oficina en casa”
Invierte o adecúa un lugar fijo y equipado de trabajo con todo lo que necesitas en el día a día: una silla cómoda, una mesa funcional, material de oficina, wifi potente, agua, snacks, etcétera. Trabajar en la cama, o en diferentes espacios no establecidos (como el comedor o el sofá) puede ser poco profesional, ya que es más difícil separar cuando estás sólo con tu ordenador conectado, haciendo otra cosa, que cuando estás realmente trabajando.

Levantarse a cada instante para buscar algo – un lapicero, agua, papeles y anotaciones – también puede afectar el rendimiento.

3. Hacer saber a familia y amigos que no estás disponible
Para quien o quienes viven contigo puede ser difícil entender que estás, sí, en casa, pero no estás de vacaciones y no estás disponible para resolver problemas, hacer compras o ir a tomar una cerveza en la mitad de la tarde. Es necesario dejar claro cuál es tu horario de trabajo y que tu trabajo desde casa, es igual como si estuvieras trabajando de manera presencial en tu empresa.

4. Sal de vez en cuando de casa
Si trabajas desde tu casa, almuerzas en casa, tomas un café en casa y resuelves todo por teléfono, date un respiro y sal. En este modo de vida, existe un alto riesgo de pasar días sin ver la luz del sol. Organiza almuerzos con amigos, toma un café cerca, camina o sal en bicicleta a la calle, resuelve pendientes personalmente.

5. Ejercitar la concentración
Aprovecha para deshacerte de lo que no te gusta del ambiente en la oficina – mucho movimiento, teléfono timbrando, conversaciones en tono alto, reuniones a toda hora – pero cuídate de no reemplazar todo por otras distracciones, como tu cómodo sofá, celular, mascota…

6. Finalizar tu día laboral
Al estar en casa, puedes terminar extendiendo tus horas de trabajo (solucionar un mínimo problema, responder a mensajes de correo electrónico) sólo porque ya tienes el computador abierto. Cuando las personas sienten que les está rindiendo, terminan alargando el día de trabajo, ya que la sensación de productividad es buena. Siempre habrá demanda, pero eso no quiere decir que necesitas resolverla inmediatamente. Separa lo que es urgente de lo que no es y desconéctate. Tan necesario como la disciplina para empezar el día de trabajo es tener la disciplina para terminarlo, o terminarás trabajando 24 horas, sin darte cuenta.

En Lee Hecht Harrison asesoramos a los individuos en el desarrollo de su carrera dentro de la organización o en su etapa de transición hacia nuevas oportunidades de empleo. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí