A escala mundial, casi la mitad de las mujeres del mundo no tienen un ingreso propio, y en promedio ganan un 30% menos que sus pares masculinos. Aunque representen el 60% de los graduados universitarios, las mujeres siguen estando en desventaja en términos de participación en el mercado laboral. Las mujeres representan solo un tercio de la fuerza de trabajo total.

Si bien ha habido avances, ninguno de los países del G20 ha logrado cerrar la brecha de participación laboral entre hombres y mujeres, y esto lleva a una pérdida de competitividad y de crecimiento económico.

Con el objetivo de facilitar una mayor participación femenina en posiciones de liderazgo expertos sugieren una serie de pasos dirigida a empresas y organizaciones para acelerar la inclusión de género de manera consciente, y así alcanzar una mayor equidad.

Adopción de la cultura en toda la organización. Promueve una cultura de inclusión consciente; los programas por sí solos no funcionan.

Apuesta por el cambio de paradigma. Se debe cambiar el cuestionamiento para incorporar a las mujeres. ¿Qué podemos hacer para desarrollarlas?

¿Mujeres dónde y cuándo? Las mujeres deben tener representación en cada unidad del negocio y en todos los niveles, ser capacitadas y patrocinadas.

Compromiso desde las cabezas. Los líderes tienen que hacer suyo el compromiso y no delegarlo.

Establecer objetivos alcanzables y medibles. El verdadero cambio requiere tiempo, atención y disciplina.

Lee Hecht Harrison lo ayuda a generar un verdadero compromiso entre su gente y su estrategia de negocios para aumentar la productividad, la rentabilidad y la satisfacción del cliente. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí