CUIDAR NUESTROS OJOS DE LA ASTENOPIA

0
196

En la época en la que nos toca vivir, donde las pantallas de celulares, televisión, tablet, entre otras, ocupan un lugar de protagonismo (¿excesivo?) en nuestras vidas cotidianas, la astenopia, o estrés visual, crece propocionalmente a la tecnología. Según los datos más serios, esta condición oftalmológica afecta a más del 80 por ciento de las personas que permanecen delante de un monitor durante largos período de tiempo.

¿Pero qué es? La fatiga ocular o astenopia es la respuesta del ojo frente al esfuerzo muscular excesivo durante un largo período de tiempo. En la mayoría de los casos, la fatiga ocular está relacionada con hábitos inadecuados y exceso de “trabajo ocular”. Los factores relacionados con la aparición de cansancio incluyen la concentración visual en un objeto durante largo tiempo (como la pantalla de la compu), la mala iluminación y el paso de luz natural a luz artificial, los centelleos, oscilaciones y movimientos de imágenes en una pantalla.

¿Cómo se detecta? Visión borrosa, visión doble, sensación de tensión ocular, ojos cansados, molestias a la luz, dolor ocular, sensación de arenilla, sequedad, irritación ocular, ojos rojos, sensación de quemazón, parpados pesados y lagrimeo.

¿Qué molestias produce? Síntomas Generales: Dolor de cabeza, nauseas, vértigo; Síntomas Musculares: Rigidez y dolor del hombro, del cuello, de la espalda, del brazo, la muñeca y la mano; Síntomas Cutáneos: Sensación de quemazón o pinchazos en la cara, sequedad, picazón facial, rojeces o hinchazones. Estas molestias suelen aparecer al final del día o de la jornada laboral, especialmente si se han realizado actividades como leer, estudiar largo tiempo, ver mucha la televisión, conducir, trabajar en ambientes con humo, coser o trabajar frente a la compu.

¿Cómo prevenirla? Aquí vemos siete maneras de evitar la astenopia:

1- Optimizar la iluminación del campo visual y del lugar de trabajo habitual.

2- Realizar descansos periódicos de la actividad visual (por ejemplo, cada hora descansar 5 o 10 minutos). Es recomendable además levantarse del sitio para no mantener la vista fija.

3- Mantener los ojos lubricados (parpadeo) para evitar la sequedad.

4- Medidas de protección de la pantalla (como filtros).

5- Sentarse adecuadamente y a la distancia y altura adecuadas (medio metro de la pantalla y a la altura de los ojos).

6- Se debe colocar todo el material de trabajo tan cerca de la pantalla como sea posible para minimizar los movimientos de la cabeza y de los ojos y también los cambios de enfoque.

7- Realizar una serie de ejercicios oculares sencillos. Estos ejercicios se deben realizar sin gafas ni lentes de contacto, con descansos pequeños y parpadeos entre cada ejercicio.

Lee Hecht Harrison lo asesora para que grupos e individuos aprendan a afrontar el cambio, fortalezcan su compromiso y mantengan la productividad. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí