Modernizarse y adaptarse a los constantes cambios que está viviendo la industria laboral es un gran desafío que han emprendido las compañías exitosas. Sin duda, el concepto de trabajo ha cambiado, y hoy es fundamental implementar medidas flexibles para mantener a los empleados felices y comprometidos, entre ellas, el tan conocido “home office”.

Los jefes están dando un gran paso al emprender el desafío del home office, y es necesario tener un cambio de mentalidad a nivel de empleados. Trabajar desde la casa es sinónimo de confianza y, por lo mismo, hay que considerar ciertas actitudes:

Orden y estructura: trabajar desde el hogar puede ser difícil si hay cosas por todas partes, por eso, hay que intentar mantener un orden e instalarse en habitaciones libres de distracciones visuales.
Compromiso y equilibrio: si el descanso es una gran tentación, una buena idea es crear horarios establecidos. Mantener un justo balance entre trabajo y relajo es la clave para el éxito.
Capacidad de concentración fuera de la oficina: al estar en la casa, suelen existir distintos pendientes propios del hogar que pueden captar la atención. Lo principal es tomar esta oportunidad como un desafío, pero en caso de perder la concentración, siempre puedes volver a la oficina.

Lee Hecht Harrison lo asesora para que grupos e individuos aprendan a afrontar el cambio, fortalezcan su compromiso y mantengan la productividad. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí