Con estos pensamientos inicia Bob Critchley su enfoque: ¿Recuerda, quizás tiempo atrás en su juventud, cuando su corazón estaba pleno de sueños y aspiraciones para el futuro?

Bien, el futuro comienza hoy y Ud. es el único que puede tomar las decisiones correctas examinando sus habilidades, necesidades, valores y metas íntimamente y actuando acorde a ellas.

Con tal propósito, presenta el caso de una persona de cincuenta y siete años, con estudios básicos, que ha construido su vida en base a un desarrollo laboral exitoso que le ha permitido contar hoy con una seguridad patrimonial y algunos ahorros. Sus hijos se han independizado y se enfrenta con la posibilidad de perder su trabajo lo cual lo llevaría a tomar una decisión en base a las siguientes alternativas:

1) Proseguir desarrollándose en el mundo corporativo – mientras se goce de integridad física y mental-;
2) Mantenerse en la posición alcanzada hasta los 65 años;
3) Enfrentarse a un retiro laboral anticipado.

Todas las alternativas son válidas. ¿Entonces, de que va a depender su elección?… Del mayor grado de satisfacción que le proporcione una de ellas.

No hay que intimidarse, es posible comenzar una nueva carrera a los cincuenta, sesenta y más años. Lo que se logra es vigorizarse tanto en lo personal como en lo profesional.

Como herramienta para la toma de la decisión acertada propone el siguiente cuestionario
cuyo único requisito es responderlo con toda sinceridad.

1) Enumerar las tres cosas preferidas de su vida (estén o no relacionadas con su trabajo)
2) ¿Si su ingreso se redujera, como consecuencia de su decisión, tendría Ud. fondos suficientes como para vivir al estándar de vida que Ud. desea, hasta los 85 años?
3) ¿Tiene su cuota de esparcimiento diario?
4) ¿Tiene una buena vida laboral y relaciones personales?
5) ¿Es competitivo en su trabajo?
6) ¿Tiene el tiempo necesario para contactarse con su familia y amigos?
7) En un planeamiento para los próximos cinco años, ¿Tendría Ud. tiempo, dinero y energía para lograr sus metas?
8) ¿Disfruta de sus hijos y nietos?
9) ¿Cómo impactaría su decisión en la relación con su esposa o pareja?

Y añade, no es ningún secreto que trabajar demasiado induce al estrés. Pero quizás lo no tan conocido es, que el aburrimiento o el hacer cosas indeseadas también producen estrés.

Un buen consejo es cuidar la salud y mantenerse en buen estado físico ya que esto contribuirá a salvaguardarse de las situaciones de estrés que le implique el planeamiento y alcance de su plan para el futuro.
“Don’t be afraid your life will end; be afraid that it will never begin”, Grace Hansen

Ya no hay que retirarse porque se ha llegado a la edad cronológica para hacerlo. Las tradicionales reglas de retiro ya no se aplican. Todo depende de las decisiones propias ya que hay quienes más allá de los setenta les gusta seguir trabajando y con ello logran un balance entre su vida familiar y laboral.

Rewired, Rehired or Retired?
A Global Guide for the experience worker
Robert K. Critchley

Ante una reestructuración, Lee Hecht Harrison asesora en la transición de carrera, para asegurar la continuidad de su negocio, el mantenimiento de su marca, la motivación de sus empleados y la preservación del talento. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí