¿CUÁL ES EL VALOR ACADÉMICO DE LAS PRÁCTICAS PROFESIONALES?

0
254

Imaginemos a un joven de 24 años que ingresa por primera vez a trabajar en una empresa. Su llegada a la organización está avalada por un excelente promedio en la universidad y la recomendación de profesores que lo tuvieron como alumno.

En paralelo, otro joven accede como colega a un puesto similar, con la diferencia que trabaja desde los 18 años, es decir, tiene más de seis de experiencia en el mercado laboral.

Luego de seis meses, los resultados de ambos son dispares. Mientras que el joven experimentado muestra eficiencia y capacidad de respuesta, el brillante académico avanza a paso más lento. ¿Qué ocurrió?

La intención no es hacer comparaciones, sino plantear casos hipotéticos que reflejen las realidades que competen tanto a las universidades como a las empresas. Lo que quiero decir es que la excelencia académica no siempre es garantía de capacidad profesional, al igual que la práctica laboral no hace necesariamente mejor al trabajador.

Ser parte de una empresa implica administrar horarios, colaborar con un equipo, responder a imprevistos, lidiar con jefes y ejercitar el sentido práctico para cumplir eficientemente con los resultados que la organización demanda. En muchos casos, la dinámica universitaria no prepara a los alumnos para responder a esa realidad.

¿Qué valora más una empresa en un candidato a un puesto de trabajo, un buen expediente académico o un gran resultado en sus prácticas? Los expertos en educación anteponen las prácticas. Según una realizada por Gallup, el 80% de estos expertos mundiales en educación contratarían a un estudiante con notas discretas que tuviera unas prácticas relevantes antes que a un estudiante de matrícula sin ninguna práctica destacable.

El dato no es menor. Quienes nos desempeñamos en las universidades debemos comprender la importancia de que el alumno conozca el mundo empresarial antes de obtener su título de grado.
Las prácticas, obligatorias para el alumno, dan muy buenos resultados. Los jóvenes suelen conseguir trabajo de inmediato una vez que obtienen su diploma.

La formación en competencias clave, el asesoramiento para el desarrollo profesional del alumno y la oferta de programas de prácticas profesionales son tres aspectos fundamentales a la hora de orientar al joven que va a insertarse en un mundo completamente nuevo.

Fuente: www.iprofesional.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here