Se estima que 8 de cada 10 trabajadores en la Argentina sufren de burnout, eso estimaron investigadores en una encuesta realizada recientemente. Aquí los riesgos y por qué es importante parar antes de que sea demasiado tarde.

El burnout y el flagelo del trabajo en exceso

En estos últimos años se ha estado hablando mucho sobre el síndrome del quemado o burnout, sobre las formas de reconocerlo, y cuáles son los tratamientos posibles.

En diversos entornos empresariales, el estar enfermo, o tener un problema personal, o algún malestar, no parecen ser relevantes, especialmente en estos tiempos de post-pandemia donde muchos trabajan de forma remota y se ha naturalizado esto de rendir para el trabajo “a pesar de”.

Si te encuentras en tu casa, significa que puedes estar conectado, y si lo haces significa compromiso, el “tener la camiseta de la empresa puesta”, contrariamente se está desconectado de las necesidades físicas y psicológicas de uno mismo, algo realmente necesario para trabajar mejor.

Tiempo Laboral vs. Tiempo Personal

El límite entre nuestro tiempo laboral versus el tiempo personal se ha desdibujado. La flexibilidad que parece brindar esta modalidad revela otro lado, una arista no contemplada y más compleja.

El filósofo coreano Byung Chul Han reflexiona sobre este tema, afirmando que antes el lugar de trabajo era físico, al cual había que desplazarse, y que eso permitía una separación clara de los espacios. Opuestamente, en la actualidad el teléfono celular permite que el trabajo se haga móvil. Todos nosotros llevamos nuestro puesto de trabajo con nosotros, todo el tiempo, a todos lados. Ya no se puede escapar.

Y es habitual el responder a todos los mensajes y llamados todo el tiempo, a lo largo de todo el día, permitiendo una exacerbación del multitasking, que nos puede llevar, si no se regula y controla, a un padecimiento profundo.

No es un mérito ser “workaholic”

¿Cuál es la razón por la cual se alardea sobre estar estresado o ser workaholic? ¿En qué momento se naturalizó esta idea del trabajo convirtiéndose en un padecimiento inmenso para los trabajadores?

La OMS ha establecido como síntoma de esta problemática el aumento de la debilidad y agotamiento, el incremento del aislamiento en el entorno laboral y estados de negatividad y tristeza, que llevan en su conjunto a las personas a sentirse antisociales, tristes, ansiosos y a reducir su rendimiento laboral.

Un estudio reciente hecho por el portal Bumerang, que se especializa en búsqueda laboral, el síndrome de burnout es del 80,2% en la Argentina, al igual que Chile. En Perú y Panamá, un 72,9% y un 53,6% respectivamente. A nivel regional, los encuestados afirman haber experimentado estrés, agotamiento y falta de motivación debido a la carga excesiva de trabajo. Desde la pandemia, es evidente que esto de agravó notablemente. 

Consejos para gestionar el estrés.

Aquí les traemos una lista de tips que pueden ser de utilidad al momento de gestionar esta tendencia preocupante que es el estresarse en el trabajo.

1- Establecer los limites de la motivación por el trabajo: puede ser muy importante, pero hay un límite de atencion y de energía, y si se utiliza toda la reserva en una actividad, se descuidan otras áreas vitales de nuestro bienestar personal.

2- Poner un orden de prioridades: saber qué es lo que se quiere y lo que se espera de la vida, y cultivar esas cosas, para que el deseo laboral esté equilibrado con nuestros otros deseos.

3- Organizar de forma correcta los tiempos para el trabajo, el espacio, y establecer recreos saludables donde podamos esparcir nuestra mente.

4- Prestarle atención al cuerpo, a los pensamientos y a las emociones: de esta forma evitaremos desbordarnos. Las prácticas contemplativas y el mindfulness pueden ser herramientas valiosas para evitar esto.

5- Es clave desarrollar una metacognición activa o una autoobservacion objetiva de nosotros mismos. Se debe ser consciente de lo que sucede y no perderse en una vorágine emocional.

6- Estar atentos de nuestra autoexigencia y perfeccionismo: estos son una gran causa del burnout. Trabajar en el autocuidado y en actitudes de mayor amabilidad.

7- Tener vínculos saludables y comunicar las necesidades a la organización: tratar de evitar espacios de competencia, envidia y egos, y buscar lugares más estimulantes y saludables para trabajar.

8- Tener una rutina deportiva, un descanso reparador, una dieta saludable y controles psicológicos/médicos adecuados.

9- Detox Mental: buscar disminuir el tiempo en pantalla y aumentar el tiempo al aire libre, en contacto con la naturaleza, el verde y el agua.

10- Aprender a renunciar y quedarse con lo que se necesita y se puede: limitar la ambición expansiva y honrar y agradecer lo que se es.

Quizá se pueda extender esta lista, todavía más, pero es un gran punto de partida para empezar a ocuparse de la salud y el bienestar de uno mismo. Si no se hace algo, las consecuencias podrían ser catastróficas. Es un trabajo arduo, pero satisfactorio, cuando se logre un mejor bienestar mental y físico. 

En Lee Hecht Harrison ARGENTINA desarrollamos mejores líderes para transformar el Negocio y el Valor de la Marca Personal. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí