Liderazgo experto, coach o colaborativo: en el centro de constantes transformaciones, donde hay incertidumbre todos los días, hay estilos que pueden ser de mayor o menor ayuda al momento de lograr resultados.

El liderazgo no es simplemente una posición o un título. Fundamentalmente, es una mentalidad, una forma de ser, de pensar, y de actuar que tiene influencia en los demás.

El reconocido divulgador de liderazgo, autor de más de cien libros publicados sobre el tema, John Maxwell, afirma que un verdadero líder no se propone buscar seguidores, sino que busca generar nuevos líderes. Más allá de liderar equipos y conseguir aunar un propósito en común, está pensando en su legado y en quiénes seguirán sus pasos.

Hay casos en los que el ego se puede interponer, especialmente en el caso de jefes disfrazados de líderes. No les gusta sentirse opacados por otra persona, por lo que se logra un ambiente laboral tóxico y afecta al bienestar de los empleados.

LiderazgoTres claves del liderazgo en tiempos inciertos.

En el centro de constantes transformaciones, donde hay incertidumbre todos los días, hay estilos que pueden ser de mayor o menor ayuda al momento de buscar mejores resultados.

Si bien hay muchos más estilos, aquí presentamos las formas de liderar que son más implementadas y buscadas en la actualidad por organizaciones de todo el mundo.

Invitamos a revisarlos y a implementar lo que considere que se adapta mejor a su necesidad, personalidad y entorno.

1- Liderazgo Colaborativo

En este tipo de liderazgo, los equipos conformados son diversos, se anima a aportar ideas y sugerencias a todos para alcanzar el objetivo en común.

Economía y Negocios

En este estilo, se empatiza con las personas del equipo, logrando niveles altos de confianza mutua, y se escuchan las distintintas perspectivas. Su característica destacable es que tienen la mente abierta, con consideración de los distintos puntos de vista al momento de tomar decisiones que afectan al equipo de trabajo. Puertas abiertas es su forma de trabajar, logrando crear  un ambiente de debate e intercambio de ideas constante.

2- Liderazgo Experto

La persona con este perfil tiene una clara visión de los objetivos a conseguir, y sabe exactamente qué hacer para alcanzarlos y lograr el éxito. Son de estar buscando constantemente aplicar su experiencia y conocimientos al momento de guiar a su equipo.

La destreza adicional que tienen es su poder de comunicar una visión compartida, co-creada con su equipo de trabajo. En la actualidad, este perfil es muy demandado, ya que cuentan con agilidad y experiencia en resolución de problemas en situaciones de alta complejidad.

Estos líderes son decididos, seguros de sí mismos, y confiados, lo que les permite tomar decisiones velozmente confiando en su intuición, aunque no sean necesariamente abiertos ni participativos en decisiones consensuadas. Va a depender de la cultura de la organización en la que trabaja si obtiene resultados o no.

Debido a su experiencia, son fuente de inspiración de su equipo, lo cual genera confianza, el gran atributo y pegamento para lograr conformar equipos sólidos que pueden trabajar juntos bajo su liderazgo.

3- Liderazgo Coach

Como disciplina, el núcleo del coaching es la disposición en cualquier aspecto de la vida, de acompañar a los otros a tener éxito. A lo largo de los últimos cinco años, este estilo de liderazgo se ha impuesto con gran fuerza en organizaciones de todo tipo alrededor del mundo, junto con las herramientas de coaching ejecutivo, la parte empresarial de esa formación.

El tener este estilo coach permite a estas personas convertirse en fuerzas orientadoras más que autoritarias. Las organizaciones lo valoran debido a la efectividad en desarrollar “Power Skills” (empoderamiento) y habilidades blandas, muy importantes en la actualidad en el mundo laboral.

Si se está buscando aumentar la responsabilidad y rendir cuentas (“accountability”), mejorar los vínculos, lograr una comunicación efectiva, junto con resultados, este tipo de liderazgo puede elevar a sus compañeros para despertar todo su potencial.

Facilita ejercer un liderazgo enfocado en el ser, hacer y en tener conversaciones transformadoras, sin descuidar los objetivos y resultados que busca la compañía.

En conclusión, el líder nace, pero también se hace. Hay individuos que ya cuentan con habilidades para liderar, pero también hay otras que lo desarrollan, lo aprenden con la experiencia, prueba y error, y fundamentalmente, contando con gigantes que lo guían, animándose a seguir los pasos de aquellos que consideran un ejemplo a seguir. Al final, la forma, el camino y la profundidad que se le busque dar en el ser y hacer como líder, depende de la persona. 

En Lee Hecht Harrison ARGENTINA desarrollamos mejores líderes para transformar el Negocio y el Valor de la Marca Personal. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí