El outplacement o como lo visualizamos nosotros, como un proceso de refocalizar nuestra mirada en función de nuestras fortalezas, la perspectiva del mercado interno, el contexto internacional, etc, cuenta con una metodología y técnicas propias.

Esta metodología requiere, del Consultor especialista, una formación académica especialmente vinculada al manejo de situaciones de crisis, además de su capacitación específica en las técnicas de conducción de un proceso de outplacement y del manejo de los tiempos propios de cada persona aplicada a este proceso.

Las ventajas de contar con este instrumento conjuntamente con una adecuada gestión empresarial es que es posible transformar un proceso de reestructuración en una oportunidad de cambio para las personas y una adecuación y mejora de los recursos humanos de las compañías.

Cada vez más, el capital humano es un valor diferencial y la clave del éxito empresarial.
Cada proceso de cambio presenta unas características propias y únicas que suponen adaptar los servicios de outplacement a cada caso. Las necesidades de la empresa pueden implicar outplacement individual o grupal.

En el primer caso suele tratarse de niveles directivos ya sea funcionales o generales. Este outplacement individual parte de un asesoramiento al Departamento de Recursos Humanos sobre la forma de conducir el despido; cual es el momento idóneo y la forma de transmitirlo.

El directivo afectado toma conciencia de la nueva situación, desarrolla un balance de competencias en el que se valoran sus puntos fuertes y débiles junto con una evaluación de su potencial a partir del cual se planificará su proyecto profesional.

Una orientación adecuada y una formación tanto académica como en técnicas de búsqueda de empleo completan una etapa que, una vez encontrado el nuevo puesto, pasa a una fase de continuidad a partir de la cual el individuo gestionará, de forma más consciente y planificada, su futuro laboral.

Para conseguir el nuevo puesto de trabajo se utilizan diferentes herramientas que implican la correcta utilización de todos los mecanismos de búsquedas de empleo como la red de contactos personal, activada a través de la metodología de “networking” , que supone la activación organizada y progresiva de las relaciones profesionales y personales del candidato, o incluso otras vías tradicionales como el mailing o los anuncios de la prensa.

En la actualidad, no podemos olvidar el uso de Internet cómo forma de conocer nuevas demandas laborales con extremada rapidez y bajo costo y la videoconferencia como la posibilidad de realizar entrevistas a candidatos internacionalmente sin necesidad de desplazamientos a otros países.

Existe la opción por la cual el directivo decide por la actividad independiente, en este caso, el apoyo y asesoramiento en la creación del nuevo negocio garantizará el éxito del proyecto.

Eduardo Ahumada

El Centro de Formación Profesional de Lee Hecht Harrison fue creado para contribuir al desarrollo del talento en las organizaciones. Conozca el programa de Desarrollo de Liderazgo, dirigido a líderes, futuros líderes y colaboradores, haciendo click aquí.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here