Hay muchos teletrabajadores que trabajan incontables horas y, pese a ello, no logran mantener una continuidad entre un trabajo y otro. Otros, pese a su esfuerzo, reciben feedback negativo que perjudica su marca personal y por sobre todo, su carrera.

Esto se genera porque mantienen rutinas perjudiciales que se convirtieron en hábito, y por ese motivo, no las cuestionan. Para romper con ese ciclo vicioso, recomendamos: 

No aceptar más proyectos que los que puedes realizar. 

Diferenciar entre cantidad y calidad. Quienes toman muchos trabajos y no tienen tiempo suficiente para completarlos, disminuirán la calidad de los mismos. Es mejor planificar antes de aceptar nuevos proyectos y calcular el tiempo y recursos que tomará.

Comunicar siempre. Mantener informados a los clientes sobre el progreso de sus encargos es indispensable. La comunicación fluida y abierta es clave, por lo que sugerimos enviar reportes o actualizaciones a los clientes. De este modo, no solo se demuestra profesionalismo, sino que mejora la relación y el compromiso entre las partes.

Mantener respetuosa distancia. Cuidar el lenguaje y las expresiones, por muy cercanos que seamos al empleador; nunca es bueno pasarse de “confianzudo”. Los términos apropiados y buena educación siempre son bien aceptados.

Conocer al empleador o cliente: Al trabajar en multiplicidad de proyectos es difícil tener un regsitro y seguimiento de cada uno. Pero tener información de cada empleador reporta beneficios: como referencia para ampliar redes de contactos para futuros trabajos.

Trato personalizado. A los clientes no les gusta “ser un número más”. Las propuestas comerciales sin personalizar, estandarizadas, con “copiar y pegar” evidente, reflejan poco interés en el proyecto. Es mejor tomarse un tiempo para preparar una propuesta a medida de cada cliente. Eso demostrará determinación y dedicación.

Cumplir con las fechas de entrega. Si uno asumió el compromiso de un deadline, debe cumplirlo. No es bien visto el hábito de posponer: genera malas calificaciones.

No cambiar costos. Estamos en una economía fluctuante y es comprensible que algunas cifras deban alterarse pero, es recomendable no modificar el presupuesto inicial. Conviene aclararlo en la propuesta comercial desde un comienzo y, e caso de ser requerido un reajuste, conversarlo con el empleador. Los cambios de costos es lo más desalentador para quienes contratan profesionales independientes.

Lee Hecht Harrison es líder de la industria y por eso su meta es brindar nuevas y mejores oportunidades de empleo a más gente. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí