Una de cal y otra de arena para Latinoamérica. Después de dos años de recesión, el Producto Interior Bruto (PIB) crecerá un 1,1%, al cierre de 2017. El repunte estará alentado por un aumento del comercio mundial, una mejora en los precios de las materias primas y una baja volatilidad financiera en los mercados internacionales, según las últimas previsiones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

La salida del bache, sin embargo, es inocua para la generación de empleo. La tasa paro urbano en el subcontinente, que sigue creciendo desde 2014, llegará a un nivel récord del 9,4% al final de este año, después de haber alcanzado el 8,9% en 2016. La cifra se traduce en 23 millones de desocupados en las ciudades, en un continente con más de 512 millones de habitantes, casi el 50% de ellos con un trabajo en la informalidad.

“La situación de los mercados laborales en la zona es grave. Estamos ante las tasas de desocupación más altas en una década”, explica José Manuel Salazar Xirinachs, director de la oficina regional de la Organización Internacional del Trabajo para América Latina y el Caribe. De acuerdo con el representante de la institucional internacional, el paro abierto (rural más urbano) en el subcontinente fue de un 8,1% en 2016 (25 millones de personas). Se estima que aumentará al 8,4% en 2017 (26 millones). “La recuperación ha sido insuficiente para revertir el aumento del desempleo”, ha reconocido Alicia Bárcenas, secretaria general de la Cepal, durante la presentación de las perspectivas económicas de la región.

En Lee Hecht Harrison ayudamos a su empresa en la gestión de talento para acelerar los resultados y reducir riesgos. Haga click aquí para más información.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here