Memoria: Una habilidad que pensamos imprescindible de las personas inteligentes es su gran capacidad para recordar información y datos.

Pero es frecuente que caigamos en el error de pensar que la memoria es una cualidad que se tiene o no se tiene, como los ojos verdes o la altura.

La realidad es que la memoria es un proceso cognitivo y como tal puede (y debe) ejercitarse para desarrollarlo.

Como ha demostrado la investigación, el número de años de escolaridad y permanecer mentalmente activo en la edad adulta tiene efectos positivos sobre nuestro sistema cognitivo.

Es decir, que la gente inteligente tiene buena memoria, porque en general este tipo de personas se mantiene aprendiendo, leyendo y recibiendo conocimiento de manera continuada, con lo que su mente y con ello su memoria no dejan de ejercitarse y mejoran con el tiempo.

En este sentido, algunos trucos sencillos para mantener tu mente despierta con la edad que ofrecen desde Harvard incluyen desde jugar al ajedrez o hacer crucigramas hasta apuntarse a clases o hacer voluntariado para seguir aprendiendo.

Por otro lado, otro error frecuente es pensar que existe una única herramienta clave para conseguir tener buena memoria.

Pero como advierte Kenneth Higbee en su libro Your Memory: How It Works and How to Improve It (Tu memoria: Cómo funciona y cómo mejorarla) “no existe un único ‘secreto’ para una buena memoria”, sino un conjunto de técnicas que puestas en marcha ayudarán a ejercitar la memoria y sobre todo a recordar con más facilidad.

Como explican desde la web Superscholar, “la memoria surge de forma natural una vez que entiendes lo que estás tratando de aprender y lo organizas de manera efectiva en tu mente”.

Por lo que una manera efectiva de memorizar la información pasa por comprender esta en el mayor grado posible.

Pero no siempre se trata de recordar datos que pueden ser entendidos y analizados. Muchas veces pretendemos recordar largas listas o sencillamente el nombre de las personas. En este caso suele ayudar utilizar algún tipo de truco nemotécnico. Hay varias técnicas y solo se trata de dar con la que mejor nos funcione.

Una herramienta útil para recordar nombres pasa por asociar estos con imágenes visuales, según recomendaba el campeón mundial de memoria Kevin Horsley a Business Inisider.

“El mejor truco para darle sentido a un nombre es transformarlo en una imagen tonta. Por ejemplo, cuando escuches el nombre Horsley, puedes imaginarte a un caballo (horse) y a Bruce Lee”, recomendaba. Y es que por lo general recordamos mejor cosas ilógicas, así como imágenes frente a sonidos.

Con esta técnica para recordar nombres, continuaba “lo que haces es meterlo en tu memoria de forma ilógica y luego puedes pensarlo de manera lógica”.

El Centro de Formación Profesional de Lee Hecht Harrison ARGENTINA fue creado para contribuir al desarrollo del talento en las organizaciones. Conozca el programa de Desarrollo de Liderazgo, dirigido a líderes, futuros líderes y colaboradores, haciendo click aquí.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí