La comunicación es una de las herramientas más útiles en la gestión directiva pero también la más compleja y exigente. El feedback se convierte en una herramienta fundamental para el crecimiento, desarrollo de equipos, productividad y retención del talento.

Para poder desarrollar a los equipos, sacar lo mejor de cada uno y crear un ambiente de confianza mutua, lo ideal es que el feedback se proporcione de manera inmediata y específica, se base en comportamientos objetivos y descriptivos y nunca en comportamientos personales o se proporcione desde una actitud crítica.

También podemos trabajar áreas de mejora y dar información sobre cómo mejorarlas,así como fomentar buenas conductas, reconociendo el buen trabajo para que pueda mantenerse y lograr así los objetivos.

Es muy importante decir que el feedback positivo se debe hacer de manera pública y el feedback correctivo de manera privada.

La ausencia del mismo puede provocar incremento de un comportamiento no deseado o reducir una conducta positiva.

Como líderes deberemos dar feedback al menos una vez al mes en sesiones de mínimo 30 minutos a las personas de nuestro equipo. El proceso se enriquece doblemente si además conseguimos que sea bidireccional, es decir, que nuestros colaboradores nos ayuden a crecer diciéndonos en qué podemos mejorar.

Los beneficios del feedback se perciben claramente en una mejora en la coordinación del equipo al definir funciones, tareas, actividades y procesos. Mejora en la comunicación y cohesión del equipo, en el pensamiento estratégico y en la misión, visión y valores de la organización.

Logre que los líderes dentro de su organización sean verdaderos impulsores y ejecutores de estrategia de negocios, con los programas de Desarrollo del Liderazgo de Lee Hecht Harrison ARGENTINA . Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí