Aunque no podamos eliminar la incertidumbre o la ansiedad, se pueden tomar medidas para gestionar el estrés que provocan. La Profesora Janet Reibstein, psicóloga clínica y profesora emérita de la Universidad de Exeter, y Sharon Patterson, CHRO de LHH, ofrecen consejos para ayudar a los líderes a aliviar el estrés en el trabajo.

Investigaciones recientes sugieren que muchas personas han experimentado impactos psicológicos de moderados a graves durante el brote inicial de COVID-19 en el mundo. Esta es una respuesta esperable y se pueden tomar medidas prácticas para gestionarla de manera efectiva. Es importante que lo hagamos por varias razones.

En primer lugar, el control de nuestros niveles de estrés tiene un impacto significativo y también positivo en nuestro sistema inmunitario. La Organización Mundial de la Salud ha hecho hincapié en que estimular nuestro sistema inmunitario y emplear una atención preventiva adecuada juega un papel crucial en la lucha contra el coronavirus. Por lo tanto, tomar medidas para aumentar nuestra capacidad de hacer frente a la crisis también mejorará nuestro bienestar general y la probabilidad de combatir el virus.

Para profundizar en este tema, Mary-Clare Race, directora de innovación y productos de LHH, habló recientemente con la Prof. Janet Reibstein, psicóloga clínica y profesora emérita de la Universidad de Exeter. Se le unió Sharon Patterson, CHRO en LHH. Juntas discutieron algunos de los escenarios más comunes a los que se enfrentan los líderes y las personas que lideran frente a esta crisis global sin precedentes.

Reibstein dijo que no hay dudas de que se está viviendo «un momento de ansiedad sin precedentes» que se debe en gran medida a la intensa incertidumbre. La ansiedad, si no se aborda de manera directa y focalizada, puede desencadenar todo un espectro de trastornos psicológicos.

LiderazgoAunque no podemos eliminar la incertidumbre o la ansiedad que causa, Reibstein dijo que todo el mundo puede tomar medidas para gestionarla. Uno de los primeros pasos en ese proceso es separar la «ansiedad hipotética» de la «ansiedad empírica y medible».

Todo el mundo se enfrenta a desafíos que causan ansiedad. Con algunos de estos desafíos, podemos tomar medidas para eliminar las causas profundas de la ansiedad. Sin embargo, otros desafíos pueden estar fuera de nuestro control individual. En estos escenarios, Reibstein dijo que es importante «aislar» aquellas cosas que no se pueden cambiar.

«Puedes controlar tu tendencia a detenerte en los problemas que provocan ansiedad», dijo. «Y, en particular, con las cosas que no podemos controlar, los ‘inmanejables’, podemos aislar esas cosas y centrarnos en las cosas que podemos gestionar».

Las soluciones y sugerencias que Reibstein y Patterson recomendaron durante el seminario web incluyeron:

1. Apoyar a los líderes a través del Coaching. Patterson dijo que poco después de que LHH implementara una política de trabajo remoto, ofrecieron una aplicación de Coaching virtual llamado EZRA a su equipo de liderazgo senior. Esto permitió a los líderes superiores ponerse en contacto con un coach remoto para obtener asesoramiento sobre nuevos desafíos o imprevistos. «Como personas de recursos humanos, siempre estamos pensando en lo que podemos hacer para ayudar a otras personas», dijo Patterson. “Pero a veces, perdemos el contacto con cómo ayudarnos a nosotros mismos. El coaching resultó ser un gran beneficio para el equipo de liderazgo senior, dándoles una capa adicional de apoyo para perfeccionar sus habilidades específicas necesarias en un momento difícil». 

2. Tomarse un tiempo lejos de la crisis. Reibstein dijo que uno de los consejos más importantes que da a sus pacientes durante las sesiones virtuales de asesoramiento es dedicar 15 minutos al final del día, donde estás aislado de las computadoras, los televisores, las redes sociales y las noticias. “Este es un momento en el que podemos centrar nuestro pensamiento en lo que sucede a nuestro alrededor. Es un momento en el que podemos separar las cosas que podemos gestionar y las que son inmanejables. Una vez que lo hayas hecho, puedes ir a buscar una buena fuente de información, cerrar todo lo demás y encontrar una solución a algo que sea manejable».

3. Tener amistades. Reibstein señaló que las «horas felices virtuales», donde amigos o colegas se reúnen a través de una videollamada para reunirse y conectarse, pueden ser una excelente manera de mantenerse en contacto y aliviar la ansiedad. Del mismo modo, Patterson dijo que ha estado tratando de establecer vínculos virtuales entre los empleados que se enfrentan al mismo tipo de desafíos. Podría ser alguien que esté tratando de trabajar en casa y cuidar a un niño muy pequeño; o alguien que pueda estar aislado en casa en un país donde no habla el idioma. «Empecé a hacer estos pequeños grupos de personas que comparten la misma experiencia pero en diferentes partes del mundo», dijo Patterson. “Los comentarios han sido muy positivos. Solo poner en contacto entre sí a personas con necesidades similares es de gran ayuda».

4. Encender la cámara. Tanto Patterson como Reibstein dijeron que es esencial que los líderes hagan todo lo posible para obtener la plena participación de sus equipos en conferencias virtuales o de vídeo. Y que una de las cosas clave que se pueden hacer es exigir que todos los involucrados enciendan sus cámaras para que los líderes no solo puedan escuchar, sino también VER cómo está reaccionando alguien. «A veces la gente se esconde detrás de una llamada de audio y eso hace que sea muy difícil para los líderes saber cómo les va a sus empleados con el trabajo en casa». Reibstein estuvo de acuerdo, señalando que es esencial que los líderes desarrollen la capacidad de «leer las señales» de sus empleados para medir su rendimiento en un entorno de trabajo remoto. “Necesitamos ser mejores en la lectura de señales de audio y visuales durante estas llamadas. Seremos mejores en relacionarnos con nuestra gente si podemos mejorar nuestra capacidad de leer estas señales».Home Office

En un momento de crisis, también se debe encontrar la oportunidad para cambiar la forma en que los líderes se relacionan con sus equipos. En otro podcast con Keith Ferrazzi, autor de un best-seller y consultor, habló sobre la actual crisis pandémica que abre una puerta a la «recontratación» con los empleados. Esto implica trabajar con los equipos para reflexionar sobre el rendimiento pasado, los desafíos actuales y cómo el equipo puede avanzar.

Los desafíos que se puedan presentar, luego de la pandemia por el Covid, pueden producir grandes cambios en las relaciones entre los empleadores y sus empleados. Hacer un esfuerzo para ayudar a esos empleados a manejar su ansiedad y estrés no sólo hará que cosas como el trabajo virtual sean más productivas y agradables, sino que también puede ayudar a forjar una relación completamente nueva y más positiva con las personas que se trabaja.Coaching Ejecutivo

En Lee Hecht Harrison ARGENTINA desarrollamos mejores líderes para transformar el Negocio y el Valor de la Marca Personal. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí