Libby Sander (Libby Sander) y Oliver Bauman (Oliver Bauman) en un artículo titulado “La fatiga del zoom es real, es por eso que las videollamadas son tan agotadoras”, preguntándose por qué las reuniones virtuales son más fatigosas que las reuniones cara a cara. En vista de esto, analizaron que, a diferencia de las reuniones cara a cara, son un ejemplo de intercambio de conocimientos y una ceremonia importante en la oficina. La gente siente que en las reuniones en línea, deben hacer mayores esfuerzos para mostrar interesar. En ausencia de muchas señales no verbales, tienen que centrarse más en las palabras y el contacto visual constante, lo cual es agotador.

Existen varias actitudes que se deben evitar al momento de hacer una videollamada para que esta sea más productiva:

Al hacer una videollamada, el torso y la cabeza son las partes más visibles, por lo que se recomienda que se muevan lo menos posible. Para aquellos que a menudo usan muchas manos al hablar, la situación ideal es controlar sus extremidades para evitar distracciones del interlocutor.

Bostezar, estirarse y mirar infinitas posibilidades son signos de aburrimiento. Por lo tanto, antes de hacer una videollamada, debe hacer ejercicios de estiramiento, caminar un poco, comer bocadillos o cualquier actividad que pueda sacar a alguien de problemas.

No hacer otras actividades. Ya sea que esté revisando correos electrónicos, respondiendo correos electrónicos o realizando cualquier otra actividad además de las videollamadas, se considera multitarea, lo que puede llamar la atención necesaria sobre el contenido de la llamada, por lo que plantea preguntas que ya se han discutido. Es mejor hacer solo una actividad para mantenerse enfocado.

No hacer sonidos molestos. Tenga en cuenta que muchas personas usan audífonos en las videollamadas, por lo que algunos sonidos pueden ser molestos. Por lo tanto, se recomienda no comer durante la llamada o permanecer cerca de la fuente de ruido.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí