En un hecho inédito, tres de las principales agencias de trabajo en el mundo se unieron para colaborar en la delicada situación que presenta el empleo en la etapa de la “nueva normalidad” en la era del COVID-19.

Luego de que muchas personas perdieran sus ingresos y empresas y comercios tuvieron que cerrar por no poder solventar los gastos durante los meses de cuarentena, la etapa de reconstruir la economía requerirá un esfuerzo extraordinario pero también empatía y colaboración.

Por eso es que The Adecco Group, ManpowerGroup y Randstad, las tres empresas más importantes del sector de los Recursos Humanos, anunciaron una “alianza histórica con el fin de contribuir en la preparación de la nueva normalidad y agilizar la vuelta al trabajo de forma segura”.

Solo para tener una idea de la magnitud de lo que pueden lograr estas empresas: entre las tres colocaron en 2018 a más de 60 millones de personas en sus nuevos trabajos en doce países nada más.

Acto seguido, ofrecen los siguientes protocolos de salud y seguridad para las empresas que retomen el trabajo presencial:

Establecer políticas claras para acceder al lugar de trabajo.

• Medir la temperatura corporal en la entrada del edificio.

• Realizar inspecciones visuales y controles de temperatura aleatorios durante la jornada laboral.

• Pedir al empleado que guarde la cuarentena ante el más mínimo síntoma de COVID-19.

• Monitorear y documentar todas las entradas y salidas del edificio.

• Crear planes de turnos y horas de pausa bien diferenciados para minimizar las aglomeraciones en el área de trabajo.

• Partir los turnos y separar los lugares/escritorios de trabajo para garantizar la distancia mínima.

• Identificar y aislar a los grupos de empleados críticos.

• Definir planes de contingencia en caso de cierre del lugar de trabajo.

• Establecer políticas claras para el distanciamiento físico en el lugar de trabajo.

• Establecer procedimientos de desinfección diarios.

• Facilitar a los empleados los protocolos de higiene y salud obligatorios (ej. lavarse las manos, usar guantes, mascarilla…).

• Dejar de usar el ascensor en la medida de lo posible.

• Dejar de compartir objetos (ej. Bolígrafo, teléfono…).

• Proporcionar los útiles esenciales.

En cambio, para las que adopten el trabajo a distancia a partir de esta última experiencia se sugiere:

• Animar a teletrabajar a todas las personas y empleados cuya presencia física no sea necesaria.

• Ofrecer seminarios en línea sobre el teletrabajo y las mejores prácticas del liderazgo a distancia.

Y por último, en todos los casos no descuidar la comunicación en los aspectos a continuación:

• Comunicar al menos una vez al día el propósito y los cambios realizados en las medidas vigentes.

• Realizar comprobaciones aleatorias en todos los departamentos para ver si cumplen todas las medidas.

• Informar de síntomas de COVID-19 a las autoridades sanitarias competentes.

• Aclarar todos los protocolos con las autoridades locales.

Los tres gigantes de los recursos humanos insisten en la importancia de que empresas privadas y organizaciones públicas se unan a la iniciativa para favorecer y asegurar que la vuelta a la nueva normalidad sea lo más ágil posible y permita que cada sector adapte los protocolos a sus niveles de riesgo y situaciones específicas.

Ante una reestructuración, Lee Hecht Harrison ARGENTINA asesora en la transición de carrera, para asegurar la continuidad de su negocio, el mantenimiento de su marca, la motivación de sus empleados y la preservación del talento. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí