El inicio de un nuevo año es sinónimo de cambio, por eso, es el momento perfecto para identificar los errores incurridos y logros obtenidos, así como establecer metas a futuro.

El plan que proponemos pasa por definir nuestros nuevos objetivos, para lo cual debemos estar dispuestos, bien desde adentro, al cambio. Potenciar nuestras habilidades y ser proactivos y estar dispuestos a aprender cada día.

Tener metas claras: Proponerse objetivos y trabajar para cumplirlos es un hábito que potenciará tu productividad y desempeño. Te verás como una persona perseverante y confiable.

Tener disposición al cambio: Poder adaptarse a los hechos es una actitud clave para el buen trabajador. Ante cualquier cambio, crisis o problema debes mantenerte flexible y dar lo mejor de ti.

Potenciar tus habilidades y trabajar tus debilidades: Nadie es perfecto, pero todos gozan de talentos y aptitudes que pueden ser potenciadas para sacarles más provecho. Haz lo mismo con tus debilidades, trabajarlas hasta transformarlas en algo positivo.

Ser autónomo: No esperar siempre una instrucción para llevar una tarea a cabo, en general, tener iniciativa es una característica bien valorada. Ser propositivo y creativo te ayudarán cuando te veas enfrentado a un problema más grave.

Nunca dejes de aprender: El mundo cambia cada vez más rápido, por eso es importante mantenerse atento a nuevas realidades, teorías, estudios, tecnologías y tendencias. Mantener actualizado el conocimiento sobre tu área te convertirán en un persona más capacitada y abierta de mente.

Lee Hecht Harrison ARGENTINA lo asesora para que grupos e individuos aprendan a afrontar el cambio, fortalezcan su compromiso y mantengan la productividad. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí