SELECCIÓN, UN PROCESO CUIDADOSO

0
18

El proceso de selección de la persona para cubrir un puesto de trabajo debe realizarse con la misma atención con que se analizaría una inversión de varios millones. Si comprar una máquina que vaya a costar varios millones “sólo” de mantenimiento al año es algo a considerar, más importante es detenerse a pensar en un puesto de trabajo que va a costar varios millones “sólo” de sueldo al año. “Sólo de sueldo” significa que, además, un nuevo empleado tiene un coste de formación, de adaptación de un puesto de trabajo, material, etc., un coste de errores que deben asumirse, de derechos laborales que va adquiriendo, etc…

Y esto en una pequeña empresa es muy importante. Una pequeña empresa no puede “deslocalizar” toda una fábrica e irse a otro país. En muchos casos una pequeña empresa no puede pagar siquiera el coste del despido de un trabajador, por las razones que sea.

Todo el tiempo invertido en seleccionar la persona más adecuada al puesto de trabajo es una inversión fundamental para la empresa. Si esa persona “no funciona” el coste real para la empresa es enorme. Y, atención, si esa persona “sí funciona” los beneficios para el proyecto -en el sentido más amplio del termino- pueden ser enormes.

Sin embargo seleccionar la persona “más adecuada” no es lo mismo que seleccionar la persona “adecuada”. En algún momento habrá que tomar la decisión de contratar a algún candidato, aunque no cumpla totalmente nuestro perfil. El tiempo necesario para contratar una persona sólo lo puede determinar el propio empleador y asumir el riesgo de equivocarse. En caso de no poder asumir esta función lo correcto es contratar un asesor externo en recursos humanos para realizar el proceso de selección.

Logre que los líderes dentro de su organización sean verdaderos impulsores y ejecutores de estrategia de negocios, con los programas de Desarrollo del Liderazgo de Lee Hecht Harrison. Haga click aquí para más información.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here