En dos años, se espera que un 50% de la población trabaje de forma remota. Como se indica en el informe sobre tendencias tecnológicas y laborales Technology Landscape 2020, esta modalidad generaría un incremento en la productividad y satisfacción laboral, así como un ahorro para las empresas en el mantenimiento de sus instalaciones.

La flexibilidad laboral es un aspecto que los empelados cada vez valoran más. De acuerdo a una encuesta elaborada por la empresa de comunicaciones Unify, el 43% de los empleados preferiría gozar de mayor flexibilidad horaria antes que obtener un aumento salarial.

Dentro del encuadre de la cuarta revolución industrial las empresas se inclinan hacia el teletrabajo por una economía de gastos, un incremento de la productividad, ahorro en el desplazamiento de los trabajadores tanto en tiempo como en gastos, incentivo en la conservación del talento y la incorporación de la tecnología en la actividad laboral diaria.

Permitir a los trabajadores trabajar desde casa o de manera remota supone un notable ahorro para las empresas: desde gastos de espacio y energía a gastos en elementos físicos como el papel y demás material de oficina. Este ahorro es perceptible tanto para grandes empresas como para pymes, que tienen la posibilidad de reducir la superficie de oficina al tener a sus empleados trabajando remotamente.

Las comodidades y los beneficios que confieren el teletrabajo favorecen una mayor participación e implicación de los trabajadores con la empresa y sus objetivos. Este respeto a la conciliación familiar, hace que los empleados sean más felices y esto se traduzca en un aumento de su productividad.

Se estima que un 19,7%[2] de la población ocupada tarda más de media hora en llegar a su lugar de trabajo, este tiempo empleado en trayectos se pierde en horas de trabajo y en conciliación familiar. Además del ahorro económico para las familias, el teletrabajo favorece la descongestión de las autopistas y una consiguiente reducción en la emisión de dióxido de carbono a la atmósfera.

La flexibilidad y la alternancia del teletrabajo con el empleo presencial puede ser una de las condiciones que hagan que un buscador de empleo se decante por una empresa y no por otra. Además, esta facilidad para la conciliación familiar permite que un empleado con años de experiencia no se plantee cambiar de trabajo, o que a la hora de tener un hijo, no opte por una reducción a jornada parcial.

Avances recientes en tecnología y telecomunicaciones, como videoconferencias, acceso a archivos más sencillo y novedades audiovisuales, ofrecen un abanico inmenso para el coworking y el trabajo remoto.

En Lee Hecht Harrison ARGENTINA asesoramos a los individuos en el desarrollo de su carrera dentro de la organización o en su etapa de transición hacia nuevas oportunidades de empleo. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí