Un estudio realizado por el MIT demuestra que aquellas empresas, que apuestan por la diversidad de género y el liderazgo de las mujeres en sus plantillas, consiguen conformar grupos de trabajo más productivos y creativos, puesto que esta práctica permite integrar un mayor conjunto de habilidades en el mismo equipo.

Y es que, a modo de analogía, un equipo de fútbol compuesto solo por delanteros (por muy efectivos que estos sean) no será capaz de distribuir bien el juego en el medio campo o parar los goles del contrario bajo el arco.

De hecho, según la investigación, solo con el simple gesto de convertir una oficina exclusivamente masculina o femenina en un entorno de trabajo mixto aumentaba los ingresos de la compañía en un 41%.

Por tanto, el liderazgo en las mujeres es un valor añadido que las empresas deben explotar. No se trata de elegir entre un género u otro, sino de saber aprovechar las capacidades que cada profesional presenta para enriquecer las plantillas, tanto en la base, como en los puestos directivos.

En Lee Hecht Harrison, desarrollamos mejores líderes para transformar el negocio y el valor de la marca personal. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí