¿Puede considerarse el teletrabajo o trabajo en remoto como una forma de innovación empresarial? lo cierto es que el propio concepto de teletrabajo no suena muy innovador, ya que por alguna razón lo asociamos con una imagen negativa de un trabajador en pijama con una actitud poco productiva.

Pero ¿qué ocurre si consideramos el teletrabajo como una opción más a la hora de emprender iniciativas innovadoras dentro de la empresa? porque tendemos a pensar que la innovación se limita a mejorar los productos o servicios actuales de la empresa, o a crear nuevos productos o servicios que ofrecer al mercado. Pero ¿por qué no innovar en la forma de innovar? ¿por qué no considerar la innovación como el criterio principal a la hora de enfocar la estrategia de futuro de una empresa?

Jason Fried y David Heinemeier Hansson han escrito el libro Remote en el que destacan las principales ventajas de aplicar esta nueva forma de trabajo en las empresas innovadoras expresando:

1) Comenzar una estrategia de trabajo en remoto es una situación ideal para ser conscientes de la importancia de los hábitos de productividad personal y trabajar concienzudamente en este aspecto para que el cambio resulte lo más provechoso posible, tanto a nivel del trabajador como de la empresa. A este respecto tenemos la suerte de contar con fantásticos libros como Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva cuya lectura seguro que nos ayuda muchísimo al respecto.

2) La rutina es el mejor amigo del teletrabajo. Porque el hecho de que no tengamos que ir a la sede de la empresa a trabajar no implica que no tengamos un orden a nivel de horarios, espacios y actividades en el día a día de nuestra actividad profesional.

3) La importancia de las dinámicas de trabajo en equipo. Porque trabajar en remoto no tiene nada que ver con trabajar en solitario, el contrario, requiere de una mayor apuesta por la colaboración entre las distintas personas que forman parte de la organización para sacar el máximo provecho a esta nueva circunstancia.

4) Las metodologías ágiles pueden convertirse en el mejor aliado para aquellas organizaciones que decidan establecer modelos de trabajo en remoto. El mero hecho de aplicar una metodología ya nos está ayudando a organizarnos mejor, a fijar unos objetivos, a priorizar determinados aspectos y a otras muchas cosas que habitualmente no se tienen en cuenta en las empresas y que ocasionan muchos problemas en el largo plazo.

5) Es necesario establecer adecuadamente al comienzo de la actividad en remoto la forma de trabajo entre la empresa y el trabajador, con el objetivo de evitar al máximo los malentendidos y obtener el mejor resultado posible ante esta decisión de modificar la forma habitual de trabajar. Para ello por ejemplo es necesario documentar adecuadamente todo el trabajo que se realiza y compartirlo con el resto del equipo de trabajo o establecer criterios para evitar la problemática entre las comunicaciones síncronas y las asíncronas.

Lee Hecht Harrison ARGENTINA lo asesora para que grupos e individuos aprendan a afrontar el cambio, fortalezcan su compromiso y mantengan la productividad. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí