EL DEFICIT LABORAL EN JAPON

0
145

La población de Japón avanza desde hace tiempo, hacia un envejecimiento importante. Eso explica el creciente uso de robots en todas las especialidades de la actividad económica. Pero se suponía que los efectos más notables se sentirían en unos pocos años.

No es así. Está ocurriendo ahora. La actual escasez de personal de todo tipo es la peor en las últimas cuatro décadas. Las empresas mejoran los sueldos, las condiciones laborales y prometen estabilidad, con tal de reclutar el talento que necesitas.

El déficit laboral se siente en todos los campos, pero en especial en la construcción, en los servicios, y en especial en el cuidado de la gente de la tercera edad. La declinación en el número de nuevos habitantes coincide justo con la expansión económica de los últimos cinco años, por las medidas de estímulo adoptadas por el gobierno del Primer Ministro Shinzo Abe.

Muchas compañías, en forma preventiva, están haciendo búsquedas incesantes y cuando encuentran candidatos adecuados, les hacen ofrecimientos de contratos permanentes muy atractivos. De modo muy especial se observa la carencia de personal en el retardo con que avanzan casi todas las obras en el sector de la construcción, muy especialmente en Tokio y en sus alrededores. Los contratos permanentes que se ofrecen otorgan beneficios de pensión y seguridad en el puesto. Así se ha roto la tendencia de los últimos tiempos hacia trabajos part-time y contratos laborales de tiempo predeterminado.

El otro esfuerzo es retener al empleado que vale. Por ejemplo, Pan American Agre Free, tiene 1.500 empleados con contratos por tiempo predeterminado. A su vencimiento, a los que llevan más de un año trabajando, se les ofrece empleo permanente hasta la edad de retiro, con bonos especiales y beneficios sociales.

Lee Hecht Harrison es líder de la industria y por eso su meta es brindar nuevas y mejores oportunidades de empleo a más gente. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí