Dicen que “una imagen vale más que mil palabras”, y muchas veces, un gesto también. Tanto los gestos como tus expresiones muestran tu personalidad, además de delatar qué es lo que realmente estás queriendo decir.

Si estás en una Entrevista de trabajo, y si bien tenés mucha experiencia y ganas de que te tomen, te mostrás sumiso, mirando hacia abajo, casi sin moverte… seguramente vas a quedar afuera.

-Evitá moverte nerviosamente: no cruces y descruces las piernas, no te pares y te sientes, no mires el reloj, etcétera.

-Establecé contacto visual. La vista tiene un papel fundamental en la comunicación humana. Aun así, evitá jugar a “una discusión es cosa de dos; ambos hemos dicho cosas equivocadas”.

– Que tu postura no sea sumamente rígida, pero tampoco demasiado relajada. Repartí equitativamente el peso de tu cuerpo para no cansarte mientras estás conversando.

-Las manos son tus aliadas. Usalas como un recurso para complementar tus palabras y que tu conversación tenga más fuerza.

Lee Hecht Harrison ARGENTINA conecta individuos con oportunidades de carrera sustentables, mejorando la calidad de vida en su comunidad. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí