En el año 2015 Jeff Bezos, quien construyó la empresa número uno en el mundo en facturación, envió una carta a sus accionistas donde les mencionaba los dos tipos de decisiones que normalmente enfrentan emprendedores y ejecutivos. Las clasificaba como de tipo 1 o de tipo 2.

Las decisiones de tipo 1, decía, son aquellas que no tienen retorno, esas que implican atravesar una puerta y no poder volver atrás.

En el caso de Amazon el negocio de los servicios web eran una apuesta muy arriesgada que hoy tiene un valor superior a los US$ 190.000 millones.

“Esas decisiones deben tomarse metódicamente, cuidadosamente, lentamente y con gran deliberación y muchas consultas”, escribía Bezos.

Las decisiones de tipo 2 representan una decisión reversible que toma un individuo o un grupo. Por ejemplo, probar un nuevo producto con un grupo de clientes o el diseño de una nueva sección en la tienda de Amazon.

Y a continuación les explicaba lo que a su criterio implicaba tomar las mejores decisiones. Idealmente, decía, pasen 10% de la semana ocupados en decisiones de tipo 1. Son agotadoras, llevan tiempo, pero exigen mucha atención. No tomar nunca ese tipo de decisiones cuando estén cansados, con hambre o indignados o porque se cansaron de tanto proceso.

Las decisiones de tipo 2, en cambio, se pueden tomar más rápidamente, delegándolas a una tercera persona.

Se puede, también, triangular una gran decisión consultando a otros expertos que tengan una perspectiva diferente.

Mercado

En Lee Hecht Harrison ARGENTINA ayudamos a su empresa en la gestión de talento para acelerar los resultados y reducir riesgos. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí