LA EXPERIENCIA DIRECTA COMO APRENDIZAJE

0
28

“Lo que tenemos que aprender lo aprendemos haciéndolo …”, Aristóteles

La Formación Experiencial se basa, en gran medida, en la capacidad que tenemos todas las personas para aprender gracias a la experiencia directa. Reproducir situaciones que se dan en la vida real a través de metáforas, simulaciones y actividades es el primer paso para el aprendizaje.

La Formación Experiencial se basa, en gran medida, en la capacidad que tenemos todas las personas, tanto los niños como los adultos, para aprender gracias a la experiencia directa. Por este motivo, supone una metodología de aprendizaje que reproduce situaciones que se dan en la vida real a través de metáforas, simulaciones y de actividades en aula, al aire libre o en espacios especialmente habilitados. De alguna forma, se invita al participante a jugar, como si de un niño se tratara.

La fuerza del proceso de aprendizaje reside, precisamente, en el impacto que la vivencia produce. Esta experiencia posibilita que el proceso de análisis y conceptualización, imprescindibles para aprender e interiorizar los nuevos conceptos, habilidades o actitudes, sea mucho más eficaz.

En primer lugar, y después de vivenciar las situaciones programadas cuidadosamente para producir los aprendizajes perseguidos, se analiza lo sucedido de forma conjunta con los profesionales que conducen la acción experiencial. De esta forma, las personas pueden explorar las analogías y similitudes existentes con lo que ocurre en su vida cotidiana.

Posteriormente, el aprendizaje se integra a través de la asimilación de modelos conceptuales de la gestión y del comportamiento humano, que permitirán actuar en las situaciones futuras, ya en el entorno real.

El último paso del proceso consiste en transferir lo aprendido a la vida diaria, a través de acciones de seguimiento y proyectos concretos. Esto proporciona la práctica consciente necesaria para que se produzca la interiorización de las conductas y, por tanto, el desarrollo personal.

Otra de las particularidades de este tipo de formación es que la responsabilidad del aprendizaje está en el participante, por lo que la figura del instructor o formador clásico queda sustituida por la del facilitador. Es una ruptura con la formación clásica, partiendo de paradigmas diferentes y llegando a resultados también distintos.

En resumen, el aprendizaje se produce a través del proceso que se da por la vivencia de los participantes, en un plano emocional, el análisis guiado y su conceptualización posterior, en un plano más cognitivo.

El Centro de Formación Profesional de Lee Hecht Harrison fue creado para contribuir al desarrollo del talento en las organizaciones. Conozca el programa de Desarrollo de Liderazgo, dirigido a líderes, futuros líderes y colaboradores, haciendo click aquí.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí