Sobre técnicas de productividad, la del Pomodoro es una de las más conocidas porque fomenta una buena manera de administrar el tiempo en la que básicamente solo tenemos que elegir una tarea, poner un temporizador durante 25 minutos y trabajar en ella hasta que el tiempo acabe. En ese momento podemos tomar un pequeño descanso, quizás de cinco minutos.

Ese 52/17 se refiere a 52 minutos de trabajo y 17 minutos de descanso. La cifra es un tanto al azar, y fue obtenida hace algunos años por una empresa a través de una aplicación llamada DeskTime que mide los hábitos y la productividad de los empleados.

De analizar esos datos obtuvieron que las personas más productivas de todas son aquellas que toman descansos, de hecho el 10% más productivo entre sus empleados trabajaba por 52 minutos seguidos y tomaba un descanso de 17 minutos antes de empezar a trabajar de nuevo.

Es como un Pomodoro pero un poco más amplio. La clave no se encuentra tanto en los minutos exactos de trabajo o descanso ideales, que no van a ser iguales para todo el mundo tampoco, sino en concentrarse en una tarea por un periodo de tiempo relativamente corto, y siempre introducir un descanso para refrescar nuestra capacidad de atención.

Se trata de trabajar de forma más inteligente, de tomar un descanso, levantarnos de la silla, tomar una merienda, conversar con un compañero, jugar un minijuego, lo que sea que despeje tu mente por unos minutos en lugar de seguir por horas hasta llegar al punto de la fatiga y empezar a cometer errores y odiar tu existencia terrenal.

Lee Hecht Harrison ARGENTINA lo ayuda a generar un verdadero compromiso entre su gente y su estrategia de negocios para aumentar la productividad, la rentabilidad y la satisfacción del cliente. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí