MENOS APORTES, “BLANQUEO” DEL EMPLEO, PASANTÍAS Y TERCERIZACIÓN: LA REFORMA LABORAL TOMA CUERPO

0
263

No será como la que se aprobó en Brasil porque no afectaría derechos de los trabajadores. El proyecto buscará abaratar costos. Se incentivará el régimen de pasantías, habrá menores aportes a sindicatos y a la seguridad social y se eliminarán multas para empleadores que regularicen su situación.

El borrador ya está listo. Cuenta con el aporte de los técnicos del Ministerio de Trabajo e incluye las observaciones de los miembros de la “mesa chica” presidencial. Es decir, de quienes suelen dialogar con los empresarios y sindicalistas.

Así, está tomando forma definitiva el proyecto político al que Mauricio Macri apuesta para reactivar el empleo: la reforma laboral. Por cierto, figura en la lista de prioridades de la agenda parlamentaria post-elecciones.

Los cambios que contempla son variados, y van desde la supresión de multas para empresas que blanqueen personal y la reducción de aportes patronales, hasta el fuerte impulso tanto del régimen de pasantías como de la tercerización de servicios.

Por lo pronto, no se tratará de una reforma “a la brasileña”, ya que no afectaría derechos de los trabajadores.

Más bien, apuntará –a través de distintas iniciativas- a disminuir los costos laborales desde el momento del ingreso del dependiente hasta su desvinculación.

En primer lugar, el equipo del presidente Macri reactivará el proyecto “Primer Empleo”, que permanece freezado en la comisión de Legislación Laboral de la Cámara de Diputados.

Al mismo tiempo, buscará cambiar la ley de pasantías vigente, ampliando los plazos y la cantidad de horas, de las cuatro actuales a seis.

De este modo, se propone que los estudiantes puedan insertarse más fácilmente en el mercado de trabajo.

En otro orden, el oficialismo inspeccionará los convenios colectivos de cada actividad, con la finalidad de “adaptarlos a la realidad actual del empleo”.

En este caso, el foco está puesto en resolver dificultades como el ausentismo, hacer una revisión de categorías y darle protagonismo a la polifuncionalidad.

La cartera, a cargo de Jorge Triaca, aboga por la incorporación en las negociaciones colectivas de cláusulas vinculadas con la productividad, por un lado, y con la competitividad, por otro. Entre ellas, se hará hincapié en los premios por presentismo.

En este sentido, uno de cada tres de los 1.612 acuerdos que se firmaron el año pasado en el Ministerio de Trabajo incorporó este tipo de ítems.

“Alentamos a que haya una discusión sobre los procesos productivos. Tiene que ser un producto del consenso de los argentinos”, remarcó Triaca.

Un punto que quieren destacar desde Casa Rosada es que no se van a plantear cambios a la ley de jornada laboral.

Tampoco se buscará que prevalezcan los acuerdos individuales entre empleador y trabajador por sobre la normativa vigente, tal como se acordó en Brasil.

Según importantes fuentes consultadas por iProfesional, la razón por las que ambas cuestiones quedaron marginadas es clara: ninguno de los sindicatos avalaría un avance legislativo en este sentido.

Además, por mejor elección que haga, Cambiemos no contará con un poder tal en el Congreso como para salir airoso de una discusión de este tipo.

La reducción de los costos laborales asociados a un empleado, mientras dure el vínculo de trabajo, vendrá más bien por otro lado.

Concretamente, por la reducción de aportes específicos o solidarios a sindicatos y cámaras empresarias que suelen determinarse en los acuerdos colectivos.

El proyecto contempla, además, una rebaja de las alícuotas que las empresas pagan a las Aseguradoras de Riesgos del Trabajo (ART).

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here