La técnica de los seis sombreros le permite romper con su habitual estilo de pensar y tomar decisiones de mejor calidad. Pensamiento seis sombreros fue creado por Edward De Bono con el objeto de observar el efecto de una decisión desde muchas perspectivas y de modificarla según sea necesario. Este método de toma de decisiones se puede usar individualmente o en grupo.

El método consiste en considerar el efecto de una decisión poniéndose seis “sombreros” diferentes y, en cada oportunidad, articular las aspiraciones y preocupaciones de cada grupo.

El sombrero blanco es el de los datos, donde uno toma en cuenta hechos, cifras e información, identifica cualquier bache informativo, y, o los cubre o los reconoce.

El sombrero rojo es emocional, y con él imperan la intuición, el instinto y las respuestas irracionales.

El sombrero negro es negativo y pesimista. Este punto de vista es útil para encontrar y solucionar defectos además de para preparar planes de contingencia.

El sombrero amarillo es todo lo contrario del negro, donde predomina el pesimismo. Con él se consideran los beneficios y el valor agregado.

El sombrero verde se usa para introducir creatividad en el proceso. ¿Habrá alguna manera de encontrar una solución más inteligente?, Se pregunta.

El sombrero azul es el que usa quien facilita el proceso decisorio, asegurando que se usen todos los demás sombreros y que todos merezcan la misma consideración.

Aplicación de gestión que se puede extrapolar a otras necesidades, por ejemplo la búsqueda laboral.

Una pequeña compañía de capacitación está decidiendo si brindar o no, capacitación por Internet. Para ellos es territorio nuevo pues siempre han hecho capacitación presencial. Sin embargo, necesitan hacer crecer el negocio y además creen que es lo que los clientes quieren.

Colocándose el sombrero blanco, el equipo mira el estado de las finanzas, ve que las ganancias por capacitación presencial están en general estancadas y en algunas materias declinan. El feedback que reciben de sus clientes sugiere que una buena proporción preferiría una solución “on demand”, recibida en tiempo y lugar a elección del alumno. Ya hay muchas empresas que están haciendo ese tipo de capacitación online y les está yendo bien.

Pero con el sombrero rojo, el equipo se asusta ante la falta de experiencia en administrar cursos online. Les preocupa que cambien sus roles y pasen a ser una especie de soporte técnico, que ya no hagan más lo que tanto les gusta y que hacen bien.

Luego entra en escena el sombrero negro, para resaltar preocupaciones sobre el costo y la complejidad de construir una página web y crear una plataforma de capacitación online, especialmente cuando no todas las materias se prestan para ese entorno. Además, está el tiempo a invertir que se agrega al de las tareas cotidianas.

La perspectiva que aporta el pensamiento de sombrero amarillo advierte al equipo que en un año más todos se preguntarán de qué se preocupaban. Subdivide el proyecto en trocitos manejables, con plazos acordados y realizables.

Detenerse un poco con el sombrero verde sobre la cabeza hace que el equipo considere otras maneras de dar capacitación, tanto presencial como online. Crear soluciones diferentes que antes no habían considerado.

A lo largo de toda la discusión, una persona tiene puesto el sombrero azul, asegurándose de que ningún estilo (o color) de pensamiento domine a los demás.

Lee Hecht Harrison conecta individuos con oportunidades de carrera sustentables, mejorando la calidad de vida en su comunidad. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí